sábado, 3 de agosto de 2013

Dikson tendra que, esperar.


El  velero  empezó  a  hundirse,  sin  previo  aviso,  a  mitad  de  la  noche,  en  algún  lugar,  del  Océano  Atlántico,  entre  Madeira  y  las  Islas  Canarias.  A  bordo  viajaban  tres  adultos: Aníbal,  patrón  del  velero  y  Psiquiatra;  Ana,  Psicóloga  Clínica  y  Marck,  Motivador,  Entrenador  y  Payaso.  Estaban,  a  cargo,  de  varios  adolescentes,  con  distintas  problemáticas,  en  un  viaje  cuyo  objetivo  era  hacerles  interaccionar,  más  estrechamente,  buscando  que,  colaboraran  entre  si  y  asumieran  responsabilidades.

Marck  noto  algo  raro  que,  le  había  despertado,  un  ruido  fuera  de  lugar,  al  bajar  los  pies,  estos,  se  hundieron  en  agua.  ¡Se  estaban  hundiendo!   Sin  perder  tiempo,  despertó  a  todos  y  les  fue  haciendo  salir  a  la  cubierta,  entretenido  en  avisarle  a  todos,  olvido  su  salvavidas.  El  velero  se  hundía  con  rapidez,  no  había  tiempo  para  nada,  agarro  una  cuerda  y  tras  verificar  que,  todos  tenían  su  salvavidas  puesto,  se  alejaron  del  velero,  a  una  distancia  prudencial.

-Átense  unos  a  otros  con  la  cuerda,  pásenla  por  los  cinturones  o  por  detrás  de  los  chalecos  que,  no  se  suelte,  manténganse  unidos,  serán  más  visibles  para  los  equipos  de  rescate.  Los  chalecos  ya  están  emitiendo  una  señal  de  auxilio,  aunque  no  hemos  avisado,  eso  será  suficiente.  Además,  mañana  por  la  mañana,  un  padre  no  recibirá  la  llamada  de  su  hija,  eso  pondrá  en marcha,  un  protocolo  de  búsqueda  inmediata,  habrá  mucha  gente  buscándoles.  Aguanten  juntos.-

-Yo    nadar  bien  Marck,  ponete  mi  chaleco,  en  el  agua  no  duraras  mucho.-

-Gracias  Ana,  déjatelo  puesto,  quédate  con  los  chicos,  ayúdales  a  sobrellevar  esto,  serán  horas  difíciles,  igual  días.-

-Me  quedo  contigo.-

-Pablo,  no  es  el  momento  de  que,  te  pongas  rebelde.  Vas  con  los  demás,  te  salvas,  se  salvan  todos,  entonces,  si  todavía  nadie  me  encontró,  búscame.  Hasta  entonces,  obedece  a  Aníbal  y  Ana,  si  ellos   mueren,  mandara  Inna,   si  ella  también  muere,  vos.  Y  en  ese  momento  rebélate  y  no  aceptes  morir,  no  antes  de  salvar  a  los  demás.  No  me  sirve  ninguna  otra  cosa.    que,  lo  harás  bien  y  se  exactamente  que,  te  estoy  pidiendo.-

-¿Qué  vas  a  hacer?-

-Bueno,  Aníbal,  me  acercare  al  velero,  buscare  algo  que,  flote  para  abrazarme  y  no  irme  a  plomo  al  fondo.  La  corriente  nos  aleja,  me  voy  antes  de  que,  me  quede  lejos.-

-En  cuanto  me  saquen  del  agua,  empezare  a  buscarte,  te  encontrare,  vivo  o  muerto,  si  es  lo  segundo,  ¿qué  hago?-

-Quémame  y  solta  mis  cenizas  en  el  lugar  que,  más  te  guste,  espera  a  que,  sople  el  viento  y  vacía  la  urna,  Inna.-

-Te  rescatare,  te  lo  prometo  y  te  prometo  otra  cosa: nunca  olvidare  esto,  gracias.-

Todos  le  miran  acercarse  al  velero  que,  ha  volcado  con  estrepito.  Nadie  se  percata  de  que,  Inna  aprieta  un  botón  de  su  carísimo  e   inadecuado  reloj,  ultra  moderno  y  deportivo  del  que,  nunca  se  separa;  instantáneamente  en  una  Dacha  cerca  del  rio  Obi,  a  unos  cuantos  kilómetros  de  Surgut,  una  alarma,  empezó  a  pitar.  Faltaba  poco  para  que,  Stefan  se  levantara  cuando  sintió  la  alarma,  de  un  salto  verifico  que,  era  Inna  y  acto  seguido  tecleo  en el  ordenador  para  ubicarla  en  un  mapa;  cuando  la  localización  se  confirmo  en  el  Océano  Atlántico,  entre  Madeira  y  las  Islas  Canarias  decidió  despertar  a  su  jefe  e  informarle.  Unos  golpes  en  la  puerta  y  le  autorizan  a  entrar,  su  jefe  lee  expedientes,  en  la  tranquilidad  de  la  madrugada,  a  su  lado,  una  belleza  alquilada,  recupera  fuerzas.

-¿Qué  pasa?-

-Inna  activo  el  reloj,  está  en  el  Océano  Atlántico,  entre  Madeira  y  las  Islas  Canarias.-

-Si,  está  haciendo  un  viaje  con  el  equipo  de  terapeutas  que,  la  tratan  en  España.  Va  ella  y  varios  jóvenes  mas,  ayer  parecía  contenta,  entusiasmada.  Piratas  o  Naufragio,  debemos  pensar  que,  es,  una  de  las  dos.  Llama  a  nuestro  hombre  en  Madeira  para  que,  consiga  poner  en  marcha,  un  equipo  de  rescate  lo  antes  posible  y  que,  haga  lo  mismos  desde  el  lado  Español,  ofrezco  una  recompensa  de  un  millón  de  euros,  a  depositar  donde  elija  el  ganador.  Inmediatamente  después,  llamas  al  Presidente,  quiero  hablar  con  él.

En  la  Rusia  actual,  nadie  desconoce  quién  es:  Igor  Lavrov,  uno  de  los  Popes,  del  petróleo  y  el  gas.  Su  influencia  y  poder  no  se  circunscribe,  al  rio  Obi  y  a  Surgut  dado  que,  además  explota  otros  negocios,  igual  de  lucrativos,  para  un  hombre  con  contactos.  El  Presidente  le  atiende  la  llamada,  escucha  atentamente  y  se  pone  en  marcha,  para  hacer  lo  que,  le  han  pedido.  Menos  de  cinco  horas  después  del  naufragio,  buques  Portugueses  y  Españoles  inician,  unas  maniobras  conjuntas,  van  a  realizar  simulacros  de  naufragios  y  búsqueda  de  supervivientes.  Sumándose  a  los  barcos  pesqueros  que,  informados  de  la  recompensa,  se  olvidan  de  redes  y  buscan  a  los  supervivientes.  Gana  un  buque  de  la  Armada  Española  que,  rastreando  las  señales  emitidas  por  los  salvavidas,  les  encuentra,  a  todos,  en  buenas  condiciones.  Han  pasado  algo  más  de  diez  horas  en  el  agua,  apenas  un  susto.

Inna  pisa  la  cubierta  y  pregunta  por  el  Capitán,  no  deja  que,  la  revisen  y  chorreando  agua  sigue  al  marinero  que,  la  guía.  Aníbal  la  observa,  algo  cambio  en  Inna,  espera  que,  por  fin,  haya  superado  sus  problemas.  El  Capitán  se  muestra  amable  e  intransigente,  seguirán  con  el  programa,  nadie  le  ha  dicho  nada  de  otro  naufrago  y  además,  a  quien  debían  encontrar,  como  fuera,  era  a   ella,  lo  han  hecho,  fin  de  la  crisis.  Y  no,  no  le  deja  comunicarse  con  su  padre,  deberá  esperar.  Inna  vuelve  a  la  cubierta  furiosa,  una  rabia  inmensa  le  destroza  el  pecho  y  se  impone  calmarse,  pasea  arriba  y  abajo  por  la  cubierta.  Permite  que,  la  revisen  y  constaten  que,  está  bien  y  retoma  la  caminata.  Otea  el  horizonte  constantemente.  En  el  comedor  solo  toma  agua  y  jugos  muy  azucarados,  despertando  las  sospechas  de  Ana  que,  se  da  cuenta  de  que,  algo  trama.

-Aníbal,  Inna  esta  elucubrando  algo,  no  comió  nada,  solo  se  hidrato,  agua  y  jugos  muy  dulces,  cuando  le  insistí  que,  comiera  se  comió  dos  bananas,  esa  niña  trama  algo.  Y  ahora  conspira  con  Pablo,  esos  dos  nunca  se  soportaron.-

-Marck  les  unió.  En  su  mundo,  el  altruismo,  la  generosidad,  el  sacrificio  por  los  demás,  son  inexistentes.  Marck  se  ha  hecho  querer  y  además  respetar.  Inna  se  va  a  tirar  al  Océano,  probablemente  nada  mas  vea  otro  barco  con  distinta  bandera  a  este.  Pablo  armara  una  buena  para  generar  distracción  y  entorpecer  los  intentos  por  sacarla  del  agua.  Si  hace  eso,  yo  diría  que,  ya  no  nos  necesitara  y  puede  que,  Pablo  tampoco.-

-¿Qué  hacemos?-

-Desmarcarnos  y  no  interferir,  si  alguno  de  los  otros  se  aviva  y  ayuda  a  Pablo,  tampoco  intervenimos.-

-Te  estás  jugando.-

-Si,  vamos  a  ver  que,  nos  enseña  este  naufragio  a  todos.  Espero  que,  Marck  esté  vivo  y  siga  trabajando  con  nosotros,  sus  métodos  son  efectivos,   igual  hay  que,  simular  otros  naufragios.-

 

Marck  se  aferra  al  mástil  porfiado.  Se  ha  puesto  los  pantalones  en  la  cabeza,  buscando  tapar  todo  lo  posible  la  cara.  La  sed  es  horrible,  el  miedo  a  lo  que,  pueda  nadar  por  abajo,  es  apabullante.  Ha  visto  algún  barco  en  la  lejanía,  ni  siquiera  ha  movido  una  pestaña,  su  apuesta  es  conservar  energía,  además  nadando,  es  una  nimiedad  absoluta.  Sabe  que,  difícilmente  soporte  la  deshidratación  más  de  tres  días,  cuando  caiga  el  sol  tendrá  un  teórico  respiro  que,  no  será  tal,  las  profundidades  se  pueblan,  de  habitantes,  muñidos  de  afilados  dientes  que,  a  la  luz  de  la  tinieblas,  afloraran  en  su  mente.  Menea  la  cabeza,  la  mente,  su  mente,  es  el  enemigo  a  doblegar,  siempre  lo  ha  sido.

Inna  ve  el  puntito  lejos  y  se  hace  la  despistada,  sigue  arriba  y  abajo  por  la  cubierta,  nadie  le  presta  atención,  lleva  horas  así.  El  puntito  se  hace  barco  de  pesca,  bandera  de  Portugal,  no  podrá  acercarse  mucho  mas;  eleva  la  mirada  al  cielo,  donde  alguna  nube,  hace  formas  extrañas,  se  emociona  y  lagrimea,  parpadea  para  ver  y  sigue  mirando  al  cielo,  busca  valor  dentro,  pero  si  en  cinco  segundos,  no  se  siente  inmortal,  actuara  como  si  lo  fuera.  Es  la  misma  jovencita,  asustada,  cuando  se  desnuda  a  la  velocidad  de  la  luz,  queda  solo  en  ropa  interior,  retrocede  todo  lo  que,  puede  y  sale  disparada,  salta  la  borda  con  los  pies  por  delante,  baja  la  cabeza,  abre  los  brazos  y  cae,  cae,  cae,  un  instante  antes  de  tocar  agua,  junta  los  brazos,  cortando  el  agua.  Emerge  y  nada  hacia  los  pescadores  que,  todavía  boquiabiertos  miran  a  esa  loca  que,  nada  con  una  cadencia  enorme,  se  notan  las  horas  quemadas  en  la  piscina.                                                   Pablo  espero  con  frialdad  a  que,  las  alarmas  empezar  a  aullar  para  mover  los  dedos  por  el  teclado  del  terminal  del  camarote  del  Capitán.  Activo  los  sistemas  de  misiles,  apago  los  motores  del  barco  simulando  un  aumento  de  temperatura,  bloqueo  las  comunicaciones  del  buque  y  para  rematar  le  hizo  creer  a  la  centralita  de  los  motores  que,  no  tenían  suficiente  aceite,  hasta  que,  descubrieran  la  artimaña,  pasarían  horas,  esperaba  que,  Inna  tuviera  suficiente.  Era  una  adolescente  muy  valiente  y  decidida  haciendo  lo  que,  estaba  haciendo.  Bloqueo  el  terminal  y  se  mezclo  con  el  desorden  generalizado  que,  imperaba  a  bordo.

Inna  nado  exigiéndose  al  máximo,  ignoraba  cuanto  tiempo  tendría  antes  de  que,  la  devolvieran.  Le  ardían  los  ojos,  algo  la  había  rozado  y  provocado  un  ardor  horrible  sobre  el  pecho  derecho,  había  perdido  el  sujetador,  esperaba  conservar  la  tanga,  cuando  subiera  a  cubierta  del  pesquero.  Varias  manos  la  izaron  a  bordo,  las  miradas  eran  todas  lujuriosas,  le  pasaron  una  camisa  que,  sirvió  para  taparla  y  la  acompañaron  hasta  el  puente  donde  el  Capitán  Joao,  evaluaba  la  situación.

-Buenas  tardes,  soy  Inna   Lavrov  y  mi  padre  pagara  a  quien  me  entregue  sana  y  salva.  Doblo  la  recompensa  si  evita  a  ese  buque  y  me  deja  comunicarme  con  mi  padre.-  Joao  Barbosa  no  era  pirata  porque  nació  tarde,  era  pescador,  con  mujer  y  cinco  hijos,  además  de  una  mulatita  que,  salía  cara.  Sabia  quien  era  el  padre  de  esa  loca  y  no  necesito  nada,  para  empezar  a  ladrar  ordenes.  El  barco  de  pesca  viro,  poniendo  rumbo  a  aguas  Portuguesas,  a  toda  máquina.  Inna  observaba  al  buque  Español  a  la  deriva  y  reconoció  a  Pablo,  su  aliado  en  esta  operación  que,  le  saludaba  teatralmente.  No  podía  verlo,  pero  a  bordo  no  solo  Pablo  se  alegraba,  la  tropa  y  parte  de  la  oficialidad  estaban  con  ella,  había  alguien  en  el  agua,  era  necesario  buscarle  y  esa  jovencita  lo  haría,  tenía  sus  respetos.  Ana  y  Aníbal  estaban  con  el  resto  de  los  chicos  observando  la  huida  del  barco  pesquero  que,  se  llevaba  a  Inna.  Rebecca  fue  la  que,  puso  palabras  a  lo  que,  todos  pensaban.

-Jamás  lo  habría  creído,  ni  en  mil  años,  ni  en  dos  mil.  ¿Inna?  Una  inútil  integral.  Y  ahí  va,  tras  un  salto  de  los  que,  meten  miedo,  mil  y  pico  de  metros  nadando  como  una  campeona,  enfrentando  desnuda  a  una  tripulación  y  en  menos  de  cinco  minutos  consiguiendo  que,  huyeran  con  ella.  Eso  solo  lo  hace  una  heroína,  una  mujer  con  experiencia  o  una  jovencita  en  deuda.  Ahora  tiene  lo  que,  Marck  tanto  insiste  en  que,  busquemos:  Motivación.  No  la  va  a  parar  nada  ni  nadie.  Motivación…….caramba.-

Aníbal  ve  a  Pablo  bobeando  y  sabe  que,  es  el  responsable  de  que,  el  buque  de  la  Armada  Española,  este  a  la  deriva.  Pablo  se  ve  feliz,  ayudando  a  Inna,  se  ha  dado  cuenta  de  que,  su  don  puede  usarse  de  muchas  maneras,  todas  dependen  de  él.

-¿Aníbal,  sabias  que,  Inna  era  una  Mata  Hari?-

-Tuvo  una  infancia  movida,  algo  habrá  aprendido.  Igual  que,  tu.  Sabrán  que,  fuiste  vos.-

-No  podrán  demostrarlo.  Contamine  el  teclado  con  pelos  del  wáter,  jejejejejejjejejej,  le  pase  al  teclado  un  trapo.  No  tienen  nada.  Ni  siquiera  un  buen  Sistema  de  Seguridad.  Demasiado  fácil.  Lo  de  Inna  era  lo  difícil,  sigue  siéndolo  pero  ahora    que,   rescatara  a  Marck  o  traerá  su  cuerpo,  ninguna  duda.-

 

Inna  agarra  el  teléfono  satelital  de  Joao  y  antes  de  discar  cierra  los  ojos  y  piensa  detenidamente  que,  dirá.  Joao  la  observa  y  recuerda  unas  historias  de  una  niña  Rusa  de  13  años  que,  evito  ser  violada  y  asesinada  pero  perdió  a  la  madre.  Enfrento  a  seis  asaltantes  armados  de  cuchillos,  mato  a  dos  e  irio  gravemente  a  tres,  consiguiendo  aguantar  hasta  la  llegada  de  ayuda.  En  la  historia,  la  niña  tenía  una  mancha  de  nacimiento  en  el  tobillo  izquierdo,  esta  también  lo  tiene.  Había  sido  adiestrada  por  un  viejo  miembro  de  los  comandos  Rusos  según  la  historia.  Inna  disco  el  número  de  su  padre.

-¿Diga?-

-Inna.  Estoy  bien  y  a  salvo.  Necesito  medios,  para  un  rescate  marítimo.  Mi  recompensa  es  el  doble  ahora.  No  hay  tiempo  ni  margen.-

-Escucho.-

-Sacha  debe  conseguir  un  equipo  de  buzos,  muy  buenos,  uno  deberá  ser  médico.  Conseguime  un  helicóptero  grande  en  Madeira.  Todos  los  barcos  con  helipuerto  que,  puedas  situar  entre  Madeira  y  las  Islas  Canarias.  Dos  pilotos.  Combustible  a  granel.  Le  debes  mi  vida  a  ese  hombre,  le  debo  mi  cordura,  voy  a  buscarle.-

-Me  pongo  con  todo,  ¿Dónde  te  contactan?-

-¿Un  Hotel bueno?-

-El  Madeira  Mare.-

-En  el  Madeira  Mare.-

-De  acuerdo.  Inna……cuídate.-

-No  te  preocupes,  lo  hare.  Beso,  te  llamo  desde  el  Hotel.-

-Joao,  ¿Cómo  son  la  corrientes  marítimas  donde  suponemos  que,  naufragamos?-

-Suelen  ir  hacia  el  Sur,  podría  empujarlo  hacia  Islas  Canarias  o  pasar  de  largo,  hacia  Madeira  no  lo  llevara,  seguro.-

-Sería  mejor  estar  en  Canarias,  por  ubicación,  pero  en  cuanto  a  practicidad,  prefiero  Madeira,  las  autoridades  no  serán  tan  molestas.-

 

El  Capitán  Ernesto  Gómez  esta  que,  trina.  El  buque  sigue  a  la  deriva,  han  conseguido  restablecer  el  Sistema  de  Misiles  y  todo  lo  demás,  menos  los  motores.  El  sabotaje  debió  hacerlo  la  loca  esa  que,  se  tiro  al  mar  ayudada  por  alguno  de  sus  amigos,  lo  que,  le  preocupaba  era  lo  fácil  que,  les  había  resultado,  dejarle  anulado  y  a  la  deriva.  A  sus  superiores  no  les  gusto  nada  saber  que,  ya  no  tenía  al  paquete,  eso  era  lo  único  que,  parecía  importar,  malditos  políticos.  Ordeno  confinar  a  los  huéspedes  al  comedor,  permanentemente  vigilados,  por  cuatro  marineros.

Varios  barcos  que,  tenían  helipuerto,  cambiaron  de  curso  o  dieron  la  vuelta  tras  recibir  un  mensaje  informando  de  un  naufrago  y  de  quien  estaba  tras  la  búsqueda.  Varios  Capitanes  pensaron  lo  mismo  y  se  dirigieron  a  ubicarse  entre  las  Islas  Canarias  y  el  Continente.  Inna  ordeno  a  un  buque  tanque,  cargado  de  combustible  para  helicóptero,  situarse  en  la  zona  para  abastecer  a  los   barcos  del  preciado  combustible.  Inna  se  metió  en  la  bañera  llena  de  sales  y  disfruto  de  la  sensación,  cuando  se  sintió  dispuesta,  bajo  a  cenar  y  picoteando  el  melón,  exquisito,  del  postre,  tuvo  una  idea  inspiradora,  se  acostó  sonriendo  y  durmió  como  una  osa,  de  un  tirón.  Se  despertó  a  las  siete  menos  cinco,  salto  de  la  cama  y  se  puso  a  revisar  mensajes,  contesto  los  que,  ameritaban,  borro  los  superfluos  y  se  puso  a  investigar  lo  necesario,  para  ejecutar  su  idea.

 

Marck  vio  amanecer  entusiasmado,  igual  era  el  último,  lo  disfruto  como  si  lo  fuera.  La  sed  ya  era  una  tortura  lenta,  sentía  la  lengua  hinchada,  los  labios  rajados.  También  tenía  hambre  pero  le  molestaba  menos.  La  nota  diferente  la  puso  un  bicho  que,  no  sabía  si  era  foca  o  lobo  marino  que,  apareció  dándole  un  susto  de  época.  Curioso  investigaba  el  mástil,  las  cuerdas  y  las  velas  enrolladas,  también  a  ese  animal  tan  raro  que,  era  Marck.   Varias  horas  más  tarde,  en  determinado  momento,  sintió  ruido  de  motores,  unos  minutos  después,  apareció  la  avioneta  de  propaganda  arrastrando  el  típico  cartel  publicitario,  este  rezaba:  Inna.  Aguanta.  Cumpliré.  Enorme  y  bien  legible  aun  desde  el  agua.  Eran  varios  las  avionetas  que,  evolucionaban  cubriendo  una  zona  determinada.  Cuando  se  fueron,  dejaron  un  vacio  enorme,  un  cielo  diáfano  carente  de  estímulos,  excepto,  por  los  ocasionales  aviones  que,  lo  surcaban.

 

Aníbal,  Ana  y  los  demás  fueron  trasladados  a  tierra  en  dos  helicópteros;  todos  eran  Españoles  y  habían  perdido  toda  la  documentación,  fueron  a  la  Comisaría  más  cercana  a  iniciar  los  trámites,  mientras  estaban  confinados  en  las  Islas  Canarias.  Ocho  hombres,  con  mucho  equipo,  bajaron  de  un  avión  Ruso  de  transporte  en  las  Islas  Canarias,  Inna  les  había  mandado  ahí,  directamente.  Un  helicóptero  fue  descargado  del  avión,  en  cuanto  lo  tuvieron  acondicionado  despegaron,  iniciando  la  búsqueda.  Uno  de  los  pilotos  se  bajo  en  un  barco  que,  haría  de  nodriza.

Las  avionetas  volvieron  al  atardecer,  el  cartel  rezaba:  Equipo  de  buzos.  Helicóptero.  La  orden  que,  tenían  los  pilotos  era  dar  vueltas  por  su  zona,  yendo  y  viniendo  hasta  agotar  el  combustible,  en  cada  avioneta,  un  copiloto  con  larga  vistas,  escudriñaba  la  superficie  del  Océano.  Desaparecieron  con  las  primeras  oscuridades  y  la  soledad  abrazo  a  Marck.

 

Inna  vio  al  sol  ponerse  en  el  balcón  de  su  habitación,  era  un  espectáculo  hermoso,  a  pesar  de  tener,  a  Marck,  solo  y  a  la  deriva.  Con  la  oscuridad  llegaron  los  recuerdos  de  cuando  lo  conoció  en  el  Centro  de  Rehabilitación  que,  dirigían  Aníbal  y  Ana  con  la  colaboración  de  Marck.  Ella  llegaba,  tratando  de  desengancharse,  de  las  Anfetaminas  y  alguna  otra  cosita.  Cuarto  intento,  en  cuatro  años.  Estaba  acostumbrada  a  tratar  con  hombres,  muchos  de  ellos  muy  violentos,  con  pasados  de  guerra,  desde  muy  niña  y  sabia  calibrar  a  un  hombre,  de  una  ojeada.  Se  equivoco  con  Marck,  pensó  que,  hablaba  por  hablar  que,  no  tenia  demonios  propios.  Se  equivoco.  Lo  supo  a  la  semana  de  soportar  sus  duras  sesiones  de  ejercicio  físico  que,  la  dejaban  destrozada.  Estaba  menstruando,  le  había  bajado  por  la  noche,  le  dolía,  estaba  incomoda  y  se  lo  dijo,  quería  quedarse  en  la  cama.  La  respuesta  fue  una  declaración  de  intenciones: Guerra.        “Podes  esconderte  tan  lejos,  como  quieras,  de  vos  misma.  Es  inútil,  tus  demonios  estarán  dondequiera  que,  hundas  la  cabeza.  En  tanto  y  en  cuanto  mujer,  cada  mes  tenes  una  cita,  no  puedo  ir  yo,  ni  nadie  más,  a  ella,  por  vos.  Si  te  duele  proba  a  correr  10  kilómetros  hoy,  después  tírate  al  agua  un  rato,  digamos  una  hora,  al  salir,  los  ovarios  ya  no  dolerán,  serán  historia.  Pero  supongo  Inna  que,  las  Rusitas  son  pura  manteca,  flojitas,  flores  de  adorno.  Anda  a  la  enfermería  y  después  hace  lo  que,  creas  conveniente.”  Corrió  15  kilómetros  espoleada  por  la  furia   del  insulto  que,  implicaba  la  duda;  tras  eso  se  puso  la  malla  y  se  paso  tres  horas  nadando,  pensando  cómo    le  mataría,  tras  torturarlo  parsimoniosamente.  Al  salir  le  encontró  sentado,  esperándola.  “Motivación.  Mañana  correrás  20  kilómetros  y  nadaras  cuatro  horas,  tampoco  te  dolerán  los  ovarios  al  terminar,  cuando  se  termine  tu  periodo,  podes  volver  a  5  kilómetros  y  media  hora  nadando,  yo  espero  que,  una  guerrera  ofendida  siga  con  20  kilómetros  y  cuatro  horas,  no  sé,  demostraría  algo,  determinación  y  que,  las  Rusitas  no  son  todas  florcitas  inofensivas  y  tontas,  algunas  son  verdaderas  Mamushkas.  El  respeto  no  se  compra,  se  gana,  si  queres  que,  te  respete,  gánatelo.”  Sonríe  recordando  que,  lo  invito  a  hacerlo  con  ella,  entonces  él  le  dijo  que,  correría  con  ella  pero  nadando  era  un  desastre,  se  lo  cambiaba  por  lo  que,  ella  eligiera  en  el  gimnasio,  eligió  combate.  Perdió  corriendo  y  fue  derrotada,  sin  ningún  asomo  de  piedad,  durante  algo  menos  de  una  hora.  Había  retado  al  hombre  equivocado  y  elegido  el  mas  inadecuado  de  los  ejercicios  posibles,  era  un  experto  luchador  cuerpo  a  cuerpo.  Los  ovarios  habían  dejado  de  inquietarla,  se  mantuvo  en  20  kilómetros  corriendo  y  cuatro  horas  nadando.  Ignoraba  si  él,  la  respetaba  pero  ella  a  él,  sin  duda.  Se  metió  en  la  cama  y  durmió.

 

Los  buzos  volvieron  y  fueron  a  descansar.  Las  avionetas  salieron  por  la  mañana  y  por  la  tarde  con  distintos  mensajes,  un  montón  de  barcos  buscaban  pero  no  había  novedades.  Marck  recibía  la  visita  de  su  vecino  mañanero  que,  había  decidido  era  foca  y  macho,  solo  por  puntualizar,  no  tenía  ni  idea.  Aníbal,  Ana  y  los  demás  deberían  esperar,  un  poco,  un  par  de  días.  Las  alucinaciones  llegaron  a  la  mente  de  Marck,  eso  significaba  que,  había  llegado  la  hora  de  atarse  al  mástil,  medida  drástica  pero  necesaria,  quería  evitar  salir  nadando  bajo  una  alucinación,  alejarse  del  mástil  y  a  unos  cuantos  metros,  ahogarse.  Se  ato  a  consciencia,  extenuado,  se  dejo  mecer  por  el  agua,  el  final  estaba  cerca,  todo  indicaba  que,  moriría  atado  a  ese  pedazo  de  velero. 

El  viento  cambio,  un  sistema  de  bajas  presiones  se  acercaba  y  con  él,  tormentas,  los  barcos  pusieron  rumbo  a  puerto  para  fondear  a  resguardo.  El  helicóptero  seguía  tenaz  la  búsqueda,  desafiando  las  rachas  de  viento  que,  le  zarandeaban  con  saña.  El  piloto  aviso  que, en  cinco  minutos,  daba  la  vuelta,  asintió  el  equipo  de  buzos.   Todos  sabían  a  bordo  las  previsiones:  tres  días  de  muy  mal  tiempo.  El  naufrago,  si  estaba  vivo,  no  sobreviviría  a  eso.  Termina  el  plazo  y  el  piloto  inclina  al  aparato  para  girar  y  ahí  ve  al  mástil  y  agarrado  al  mismo  un  hombre.  El  viento  ya  es  una  amenaza  seria,  el  piloto  aferra  los  mandos  con  fuerza,  el  helicóptero  se  mueve,  siente  las  puertas  abrirse  y  sabe  que,  algunos  chicos  saltaran  sabiendo  que,  nadie  les  vendrá  a  buscar,  en  tres  o  cuatro  días.  Saltan  dos: Igor,  jefe  de  facto  y  Nikita,  el  médico.  Han  desechado  usar  una  balsa  de  rescate,  llevan  todo  lo  necesario  para  recuperar  y  mantener  vivo  al  naufrago.  Hasta  que,  no  gira  el  helicóptero  y  siente  el  viento  de  cola,  el  piloto  no  habla  por  la  radio.

 

-Equipo  de  rescate  Rojo,  equipo  de  rescate  Rojo,  hemos  contactado,  dejamos  dos  hombres  en  el  agua  y  regresamos  a  la  base,  las  condiciones  son  muy  difíciles.-

 

-¿Está  vivo?-  La  voz  de  Inna  resonó  en  los  auriculares  del  piloto  con  premura.

 

-No  lo  sabemos,  era  impensable  sacarlo,  dos  de  los  buzos  se  quedaran  con  él,  vivo  o  muerto.-

 

-Bien,  gracias.  Buen  trabajo.-

 

Igor  y  Nikita  han  trabajado  juntos  mucho,  en  el  ejército  y  después  en  forma  privada,  no  necesitan  hablar  para  entender  que,  piensa  el  otro,  saben  que,  hacer.  Marck  esta  inconsciente.  Se  ato  para  no  soltarse,  probablemente  eso  le  ha  salvado,  los  dos  ex  Spetsnaz  valoran  eso  positivamente  y  que,  usara  los  pantalones  para  proteger  la  cara  y  la  cabeza,  dejándose  la  camiseta  puesta,  también.  Lo  primero  es  desatarlo,  cortan  las  cuerdas,  después  le  ponen  una  chaqueta  de  neopreno,  no  sin  dificultad,  el  pantalón  es  más  fácil.  Le  ponen  un  chaleco  especial  que,  le  mantendrá  la  cabeza  fuera  del  agua.  Nikita  le  pone  una  sonda  gástrica  y  empieza  a  hidratarlo.  Se  han  atado  los  tres  y  también  atan  el  baúl  donde  llevan  todo  lo  necesario  para  sobrevivir.  El  Océano  se  va  inquietando  a  marchas  forzadas,  rompe  a  llover  y  el  viento  aparece  con  fuerza.  Inna  se  mete  en  el  gimnasio  del  Hotel  y  se  da  una  paliza  con  los  aparatos  y  la  cinta;  se  acerca  a  la  zona  donde  se  hacen  combates,  espera  a  que,  la  inviten,  acepta  y  se  pasa  dos  horas  merendándose  a  los  hombres  que,  incrédulos  buscan  ganarle  y  son  derrotados.  Agradece  la  invitación,  se  mete  en  la  ducha  y  se  prepara  para  la  espera.  Tiene  media  promesa,  si  está  muerto,  esparcirá  sus  cenizas  en  Dikson,  en  verano,  se  parara  en  la  orilla  y  esperara  la  brisa  que,  llega  desde  el  Océano  Glacial  Ártico.  El  piloto  informa  las  coordenadas  exactas  donde  le  encontraron,  está  muy  cerca  de  las  Islas  Canarias  así  que,  se  traslada  para  esas  islas,   cuenta  con  un  pasaporte,  en  toda  regla,  trasladado  vía  valija  diplomática,  al  consulado  honorario,  de  Finlandia  en  la  isla.  Pablo  le  dice  donde  están  todos  esperando  los  documentos  y  va  a  verles.

 

-Lamento  no  haberte  avisado,  no  me  habrías  dejado.-

 

-No  te  habría  dejado,  claro  que,  no.  Hiciste  bien,  viendo  el  resultado,  era  eso  o  que,  le  dejaran  abandonado  en  el  Océano.-

 

-Cuando  esto  termine,  volveré  a  ser  la  Inna  que,  conoce,  ahora  debo  rescatarle.-

 

-Rescátale  pero  no  vuelvas  a  ser  la  Inna  que,  conocí.  Seguí  siendo  la  que,  sos  ahora.  Tendrás  que,    decirle  a  tu  padre  que,  venga  a  buscarte,  yo  ya  no  puedo  ayudarte  mas,  ahora  depende  de  vos.-

 

-Gracias  Aníbal,  gracias.-

 

-Pablo,  todavía  no  se  que,  vas  a  cobrarme  por  ayudarme.-

 

-Quiero  dos  cosas.-

 

-Dispara.-

 

-Si  Marck  murió,  quiero  estar  contigo  cuando  sueltes  sus  cenizas.-

 

-Hecho,  ¿Cuál  es  la  otra?

 

-Enséñame  a  saltar,  así,  al  agua  y  a  nadar  mejor.-

 

-Muchas  horas  soportándote……..hecho.-

 

-¿Qué  pasa  Rebecca?-

 

-¿Cuándo  descubriste  que,  Marck  era  distinto,  como  nosotros?-

 

-Me  dijo  que,  corriera  20kilometros  y  nadara  cuatro  horas,  le  desafié  a  que,  lo  hiciéramos  juntos.  Propuso  cambiar  el  nado  por  otra  cosa,  nada  mal,  elegí  combate  cuerpo  a  cuerpo,  segura  de  darle  una  paliza.  Me  las  dio  él,  corriendo  y  peleando.-

 

-Pero,  eso  no  quiere  decir  nada.-

 

-Corriendo  me  gano  por  trescientos  metros,  pudo  sacarme  perfectamente  dos  kilómetros,  me  derroto,  evito  humillarme.  Peleando,  combatiendo,  se  ve  enseguida,  quien  tenes  enfrente.  Me  hizo  sentir  débil,  yo  creía  que,  era  buena  pero  me  demostró  que,  estaba  equivocada  y  lo  hizo  cuidándome,  mimándome,  otra  vez  evito  humillarme.  Fue  la  manera  tan  cortes  de  hacerlo,  eso  me  llevo  a  hacerle  caso  y  correr  20  kilómetros  y  nadar  cuatro  horas.  Olvide  completamente  las  Anfetas,  me  sentí  viva  después  de  años  y  protegida  por  alguien  que,  tiene  más  demonios,  bastantes  más  que,  yo  y  que,  tu.-

 

-Pero  a    me  pide  que,  cuide  a  los  potrillos  y  salga  a  cabalgar.  Me  dijo  que,  el  objetivo  debía  ser  subirme  a  Herradura,  esa  yegua  es  muy  mala,  nada  de  correr  o  nadar.-

 

-Nos  pide  diferentes  cosas  con  arreglo  a  como  somos.  Pablo  odia  los  deportes,  le  impuso  la  tarea  de  regar  los  arboles  con  cubos,  hace  mas  ejercicio  que,  si  saliera  a  correr  y  fuera  al  gimnasio.-

 

-¿Por qué  le  hacemos  caso?-

 

-Porque  nos  hace  sentir  vergüenza  si  no  hacemos  lo  que,  nos  pide,  tiene  ese  carisma.  ¿Verdad  Aníbal?-

 

-Tiene  el  Don  de  encontrar  la  forma  de  llegarles,  a  todos,  nadie  se  le  resiste.  No  sigue  pautas,  no  ha  estudiado,  no  me  hace  caso,  ya  ni  le  sugiero  nada,  muchas  veces  yo  le  pido  ideas  y  le  sobran.-

 

-¿Cómo  le  contrato?-

 

-Fue  paciente  nuestro.  Resolvió  su  asunto  y  cuando  salía  por  la  puerta,  le  ofrecí  trabajar  con  nosotros;  mientras  era  paciente,  ayudo  a  casi  todos  sus  compañeros,  de  diferentes  maneras.-

 

-Por  eso  nos  entiende  tan  bien.-  Rebecca  empezaba  a  entender  como  Marck  le  había  desnudado  el  alma,  lo  que,  le  había  dicho  era  solo  de  ella,  pero  había  sido  el  comienzo  de  la  luz. 

 

 

Marck  se  despertó  rodeado  de  dos  buzos  con  escafandra,  noto  algo  en  la  nariz  y  llevo  una  mano  pero  un  gesto  negativo  le  disuadió  de  hacerlo.  No  estaba  el  mástil,  había  dos  hombres  rana  y  un  baúl,  o  estaba  muerto  o  eran  su  rescate.  El  Océano  estaba  embravecido,  el  temporal  era  de  los  grandes.  Noto  que,  le  habían  puesto  algo  que,  le  abrigaba  un  poco  y  un  chaleco.  No  veía  las  caras  de  sus  compañeros  pero  una  cosa  parecía  segura:  eran   hombres   acuáticos.  Seguro  parientes  de  su  visitante,  la  foca  macho.  Lo  que,  sea  que,  le estaban  metiendo  por  la  nariz,  hacia  su  trabajo,  se  sentía  mejor,  volvían  las  fuerzas.  Tras  casi  dos  días  en  su  compañía,  ya  había  aprendido  a  dormir  mecido  por  el  agua,  uno  de  ellos  siempre  estaba  despierto.  Le  sacaron  la  sonda  y  paso  a  tomar  agua  y  comer  normalmente.  Tomaban  bebidas  isotónicas  y  comían  barritas  energéticas,  para  él,  habían  traído  manzanas  que,  devoraba  cuando  se  las  daban.  Sus  compañeros,  se  negaban  sistemáticamente  a  aceptarlas,  hasta  que,  se  planto,  partió  la  manzana  por  la  mitad  y  solo  comió  su  mitad,  cuando  Igor,  termino  la  suya,  la  siguiente  mitad  fue  para  Nikita.   Dejo  de  soplar  el  viento  y  fue  calmándose  el  agua  paulatinamente.  El  barco  donde  descansaba  el  helicóptero,  zarpa  con  rumbo  a  la  localización  de  los  dos  buzos  y  el  naufrago,  con  el  temporal  todavía  dando  coletazos,  están  fuera  del  punto  de  no  retorno  del  helicóptero.  Cuatro  horas  más  tarde  despega  y  se  dirige  a  rescatar  a  los  hombres,  el  barco  sigue,  acercándose,  para  mas  seguridad.

Marck  no  escucha  nada  diferente  pero  sus  cuidadores  si,  desatan  la  cuerda  que,  ahora  solo  está  atada  al  baúl,  se  mantienen  agarrados  a  ella  para  no  separarse,  por  señas  le  indican  que,  sube  el  primero,  asiente  afirmativamente  y  ahora  sí,  escucha  el  ruido  característico  de  un  helicóptero  acercándose  y  tras  un  par  de  minutos  le  ve  quedándose  suspendido,  sobre  sus  cabezas.  El  cable  del  torno  se  desenrolla  y  llega  hasta  el  agua,  sus  compañeros  le  acercan,  le  instalan,  le  hacen  cruzar  los  brazos  sobre  el  cable  y  hacen  la  seña  para  que,  le  suban.  En  tres  minutos  esta  en  el  helicóptero,  le  hacen  desnudarse,  se  seca  con  una  toalla,  se  viste  con  ropa  que,  le  han  traído  y  le  dan  una  taza  de  café  hirviendo.  Sus  cuidadores  ya  están  arriba,  desnudándose  asimismo,  secándose  y  poniéndose  ropa  seca,  ellos  recibieron  tazas  con  te  negro.

Ve  el  barco  por  la  ventana,  es  un  Anclero,  su  silueta  es  característica,  este  tiene  el  helipuerto,  ubicado  sobre  la  superestructura.  El  helicóptero  se  posa  con  suavidad  y  van  bajando  en  orden,  cuando  llegan  a  la  cubierta  mira  hacia  la  popa  del  barco  y  ve  la  silueta  de  mujer,  el  viento  juega  con  su  pelo  largo  del  color  del  trigo  maduro.  El  equipo  de  rescate  se  mete  en  el  barco,  queda  solo  con  la  mujer,  sabe  que,  es  Inna  pero  no  camina  hacia  ella,  cuando  esté  preparada  vendrá,  sabe  perfectamente  que,  él,  la  mira.  Nikita  sale  a  buscarle,  hay  que,  hacerle  una  revisión  a  fondo,  curar  heridas  y  quemaduras,  pero  algo  le  hace  quedarse  quieto,  paciente.        Inna  mira  el  agua  como  buscando  algo,  siente  la  mirada  de  Marck  y  tras  unos  cuantos  minutos  se  gira  y  camina  hacia  donde  le espera. Tiene  un  aspecto  horrible  pero  esos  ojos  brillan  mas  que,  nunca.

-Hola  Naufrago.-

-Inna.-

-Cumplí.-

-Sin  ninguna  duda,  si  cumpliste.-

-¿Tenes  una  idea  de  lo  que,  implica  haber  movido  todos  los  recursos  de  mi  padre  para  rescatarte?-

-Implica  que,  tu  padre  tiene  una  heredera  preparada  o  que,  te  contratara  alguien  de  la  competencia  y  lo  lamentara;  implica  que,  hiciste  lo  que,  debías,  como  aquella  noche  y  estas  viva,  para  contarlo.  Sin  recurrir  a  nada.-

-¿Por qué  Nikita  espera  paciente,  hablas  Ruso?-

-Nada  de  Ruso,  no  sé,  es  muy  respetuoso,  pregúntale.-

Inna  habla  en  Ruso  con  Nikita  unos  minutos,  mira  a  Marck  varias  veces  mientras  tanto.

-Dice  que,  hiciste  caso  siempre,  muy  obediente,  duro  y  estoico.  Les  diste  de  tus  manzanas,  les  obligaste  a  aceptar  comerlas.  Aprendes  rápido  y  sorprendentemente,  te  respeta  como  a  un  igual  y  eso  si  que,  es  raro.-

Marck  se  gira  hacia  Nikita  y  suelta  un: ”Spasiva”  que,  es  correspondido  con  un  movimiento  de  cabeza.

-Tenes  que,  entrar  te  revisaran  a  fondo,  ya  vamos  a  puerto  para  que,  vayas  al  Hospital,  igual  te  quedas  dos  o  tres  días  en  observación.-

-Gracias  Inna,  no  tenias  ninguna  obligación  de  hacerlo,  gracias.-

-Depende.  Van  más  de  tres  meses  sintiéndome  viva,  odiándote,  despreciándote,  respetándote,  queriéndote  y  sintiendo  una  extraña  lealtad.  Me  has  maltratado  mucho,  hasta  hacerme  reaccionar,  hasta  querer  tener  tu  respeto.  Me  he  criada  rodeada  de  hombres  de  respeto,  para  ellos  es  lo  único  que,  importa,  el  respeto  de  sus  camaradas.  Quiero  saberme  respetada  por  Marck  y  quiero  estar  a  la  altura  de  sus  expectativas.  No  te  imagine  lamentándote  de  tu  suerte,  en  ningún  momento,  te  visualice,  entregado.  No  sabes  nadar  y  te  quedas  sin  chaleco  salvavidas.  Quiero  estar  a  esa  altura  siempre.-

-Te  respeto  desde  el  primer  día  que,  recogiste  el  guante  y  contra  tus  ganas,  te esforzaste  en  mostrarme  de  que,  madera  estas  hecha.  Y  seguiste  empeñada  en  conseguirlo,  seguís,  deberás  seguir  haciéndolo.  Deja  de  preocuparte  de  lo  que,  se  supone  que,  se espera  de  vos,  y  empeza  a  ocuparte  de  que,  quiere  Inna,  para  Inna.  Tenes  17  años,  estas  a  tiempo  de  casi  todo,  no  lo  arruines,  no  dejes  que,  nadie  te  lo  arruine.-

-No  lo  hare.  Supongo  que,  Dikson  deberá  esperar.-

-¿Dikson?

-Una  ciudad  en  la  orilla  del  Océano  Glacial  Ártico,  era  ahí  donde  soltaría  tus  cenizas,  mi  lugarcito  preferido  de  lo  que,  conozco  del  mundo.  Así  cada  visita  estarías  conmigo,  serias  mío  de  alguna  manera.  De  todas  formas,  cada  vez  que,  vaya,  me  acordare  de  ti.  Anda  con  Nikita,  ya  espero  demasiado.-

-Spasiva  Inna.-

-No.  Gracias  a  ti,  Marck.  Me  devolviste  las  ganas  de  vivir  a  pesar  de  todo.  Me  enseñaste  que,  luchar  no  es  una  opción,  es  una  cuestión  vital.  Incluso  a  manejar  mejor  mi  condición  de  mujer,  increíble.  Cada  vez  que,  este  menstruando  te  recordare.  Me  enseñaste  que,  la  generosidad,  genera  más  lealtad  que,  cualquier  otra  cosa.  Y  a  mantener  la  cabeza  fría,  aceptar  las  cartas  que,  te  toquen  y  a  morder  hasta  el  final.  Entra,  yo  me  quedare  un  rato.-

Inna  vuelve  a  la  popa  del  barco  y  mira  la  espuma  que,  hacen  las  palas,  batiendo  el  agua,  para  propulsarlo.  Piensa  en  la  madre  violada  y  asesinada,  recuerda  la  pelea  a  cuchillo  y  como  mato  a  dos  de  los  agresores  sin  piedad,  fríamente  en  el  fragor  de  la  pelea.  Hirió  a  otros  tres,  aguanto  como  una  Osa,  defendiendo  Oseznos.  Desde  entonces  su  padre  tiene  en  la  cama  a  una  mujer  poco  mayor  que,  ella;  alguna,  incluso  menor.  Y  por  primera  vez  en  años,  la  amargura  no  la  invade,  solo  la  ternura  que,  siente  cuando  recuerda  a  su  madre.  No  quiere  escapar  de  lo  que,  siente,  como  durante  años  ha  venido  intentando.  Jugar  con  las  cartas  que,  te  toquen.  ¿Qué  hizo  Marck  para  ganarse  el  respeto  de  esos  hombres  que,  solo  respetan  a  iguales?  Hay  algo  mas  además  de  lo  que,  Nikita  le  ha  contado.     Busca  a  Igor  y  se  lo  pregunta  directamente,  recurre  a  la  prerrogativa  que,  le  da  que,  Sacha  la  considere  una  hija,  una  nieta  y  no  hay  sangre  que,  les  vincule.

-¿Qué  hizo  Marck  de  especial  para  que,  tenga  tus  respetos?-

-Un  hombre  hace  siempre  lo  que,  debe.  Primero,  uso  sus  pantalones  para  taparse  la  cabeza  y  la  cara,  la  mayoría  de  la  gente  se  saca  la  camisa  y  las  quemaduras  están  aseguradas.  Hizo  caso  a  todo,  aguanto  la  sonda  sin  rechistar,  quería  compartir  las  manzanas  con  nosotros,   no  le  dejábamos  y  nos  termino  obligando,  si  no  compartíamos  las  manzanas,  él,  no  comería,  ninguna  mas;  una  loba  venia  a  visitarlo  cada  mañana,  aprendió  a  dormir,  casi  no  nos  dio  trabajo.-

-Muy  bien,  pero  no  me  has  dicho  nada.-

-Cuando  le  encontramos,  se  había  atado  al  mástil,  firmemente,  no  se  desatarían  esos  nudos  fácilmente,  de  hecho  los  cortamos.  Viendo  que,  perdía  la  consciencia  o  puede  que,  empezara  a  alucinar,  se  ato  para  evitar  soltarse.  Eso  es  determinación,  hizo  lo  necesario  para  sobrevivir.  No  tiene  entrenamiento  militar  de  ningún  tipo  y  en  su  caso  carece  de  importancia,  menos  en  el  agua,  en  cualquier  otro  escenario,  sería  un  rival  formidable.-

-Gracias  Igor.-

 

Casi  dos  meses  más  tarde,  Pablo  y  Marck  se  despiden.  Un  chofer  espera  paciente  a  que,  su  cliente  suba,  ha  cobrado  generosamente  por  este  trabajo,  puede  ser  paciente.

-Ni  siquiera  tienen  tiempo  para  venir  a  buscarme.-

-Te  tocaron  esas  cartas,  juga  la  mano,  lo  mejor  que,  sepas.  Tene  paciencia;  evita  hacer  cosas  decididamente  ilegales,  dedícate  a  las  dudosas.  Mucha  gente  rica  necesita  mejorar  sus  sistemas  de  seguridad,  empeza  por  tu  padre,  no  seas  tímido,  demostrale  que,  su  seguridad  hace  agua  y  véndele  un  sistema  mejor.  Róbale  varios  millones  y  cóbrale  un  par  de  millones  por  protegerle,  con  eso  financias  tu  propia  empresa.-

-Esas  son  mis  cartas.  Marck,  si  necesitas  algo,  búscame,  te  deje  el  Nick  y  dos  direcciones  en  tu  correo.  Gracias,  gracias  por  tratarme  como  a  un  adulto  desde  que,  entre.  Acá  no  volveremos  a  vernos,  ya  lo  haremos  por  ahí  afuera,  cuídate.-

-Cuídate  vos  Pablo.-  Lo  mira  subir,  saludar  con  la  mano  tras  el  vidrio  e  irse  alejando.  Rebecca  no  se  ira,  ha  sido  dada  de  alta  pero  se  queda  como  Encargada  de  los  caballos,  manejara  al  personal  y  se  asegurara  de  que,  estén  bien  cuidados  y  disponibles  para  los  pacientes,  no  le  importa  el  dinero  dado  que,  tiene  un  fideicomiso  absolutamente  bestial  y  ahora  que,  está  limpia,  vuelve  a  tener  acceso  al  dinero.  Hay  varios  pacientes  con  muchas  probabilidades  de  ser  dados  de  alta,  a  la  brevedad.  Inna  se  va  mañana.  Marck  tiene  sentimientos  encontrados,  sabe  que,  no  la  ama,  sabe  que,  quiere  a  esa  niña  un  horror.  Se  alegra  de  que,  este  recuperada  y  pueda  irse  y  le  amarga  saber  que,  después  de  mañana,  probablemente  nunca  más,  la  vuelva  a  ver.  Ensimismado  se  va  a  sentar  en  medio  de  la  praderita  donde  pastan,  yeguas,  con  potrillos  al  pie.

Inna  lo  está  buscando,  sin  éxito,  ve  que,  Aníbal  le  señala  hacia  el  campo  y  con  una  sonrisa  le  agradece  el  dato,  ya  sabe  dónde  está.  Camina  sin apuro,  mejor  despedirse  hoy,  ahora  que,  mañana.  Aunque  así  lo  sienta,  le  cuesta  mucho.    Llega  a  su  lado  y  se  sienta  sin  emitir  palabra.  No  las  encuentra  y  las  lágrimas  se  le escapan.  No  se  siente  especial  y  se  sabe  demasiado  joven  para  que,  él,  la  considere  una  mujer.  Eso  le  gustaría  y  sonríe  al  pensarlo,  solo  sexo,  sin  complicaciones.  Sabe  que,  no  le  ama  pero  asimismo,  es  consciente,  de  que,  siente  algo,  probablemente  más  profundo,  a  lo  que,  no  sabe  dar  nombre.  Y  eso  la  decide.

-No  sabría  poner  nombre  a  que,  siento  por  vos,  no  estoy  enamorada,  es  distinto.  Voy  a  extrañarte,  ya  empecé  a  hacerlo,  de  imaginarme  yéndome,  mirándote  por  la  ventanilla  trasera,  angustiada.  Necesito  que,  mañana,  no  estés  visible  cuando  me  vaya.  Tengo  esto  para  darte,  es  un  regalo  que,  me  haces,  abrilo  después  de  que,  me  aleje.  Marck,  estas  son  las  cartas  que,  nos  dieron,  como  te  gusta  decir,  una  mano  de  mierda,  si  me  lo  permitís.  Es  un  Honor  haberte  conocido.  Llegue  acá,  convertida  en  una  sombra  de  mi  misma,  me  voy  siendo  yo,  sos  responsable  en  gran  medida  de  ese  cambio,  gracias.  En  Surgut   tenes  refugio,  si  en  algún  momento  necesitas  un  lugar  y  te  animas,  estaré  encantada  de  ser  tu  anfitriona.  Toma  mi  regalo,  no  te  voy  a  dar  ni  siquiera  un  beso,  para  un  beso  ya  sabes  adonde  ir.  Spasiva  Marck,  nunca  olvidare  lo  que,  has  hecho.-

Marck  la  sintió  alejarse  observando  el  paquete  envuelto  primorosamente  para  regalo,  era  largo  y  estrecho.  No  rompía  el  papel,  creía  saber  que,  era  el  cuchillo  con  el  que,  se  defendió  aquella  noche.  Y  tras  decidirse  a  romper,  el  papel  y  los  cartones  que,  envolvían  el  objeto,  verifico  que,  era  un  cuchillo,  un  muy  usado  NR-40,  afilado  como  para  afeitar  al  Diablo.  En  manos  de  una  niña  de  13  años,  debió  ser,  un  poco  grande,  pero  no  fue  impedimento  ninguno  para  que,  la  susodicha,  lo  usara  expertamente  y  consiguiera  sobrevivir,  físicamente  indemne.  Lo  empuño  y  sospeso,  volvió  a  enfundarlo  pensativo.  Acaricio  a  una  potranca  que,  se  acerco  curiosa,  sin  dejar  de  pensar  en  Inna  y  su  cuchillo  y  descubrió  que,  podía  regalarle  como  contrapartida.  Camino  hasta  las  oficinas  y   estuvo  un  buen  rato  trasteando  con  el  sistema  de  archivo,  hasta  dar  con  lo  que,  buscaba,  imprimió  todo  lo  que,  llenaba  la  carpeta  que,  había  buscado.  Metió  todas  las  hojas  ordenadas  en  una  carpeta  para  que,  no  se  cayera,  agrego  una  foto  que,  descargo  e  imprimió.  Con  un  rotulador  escribió: Marck  en  la  carpeta.  No  tenia  papel  de  regalo,  lo  soluciono  recurriendo  a  un  sobre  grande  en  el  que,  metió  el  expediente.  Observo  satisfecho  el  resultado,  fue  derecho  al  dormitorio  de  Inna  y  asomo  la  cabeza.  Inna  estaba  tirada  en  la  cama,  con  los  brazos  cruzados  tras  la  cabeza,  lo  miro  curiosa.

-Te  traigo  un  regalo,  toma.-

-Gracias.  No  era  necesario.-

-Bueno,  por  las  dudas.  Me  voy  a  la  ciudad,  cenare  ahí  y  me  quedare  a  dormir,  mañana  no  vendré,  para  cuando  vuelva,  ya  no  estarás.  Que  todo  vaya  bien,  adiós.-

-Adiós.-

Inna  se  queda  mirando  la  puerta,  escucha  atenta  y  siente  el  rugir  del  motor  de  la  moto  de  Marck  alejándose.  Se  sentó  en  la  cama,  abrió  el  sobre  y  saco  la  carpeta,  hasta  entonces  pensaba  que,  era  su  expediente,  pero  la  solapa  ponía  Marck.  Sus  dedos  acariciaron  las  letras,  mientras  sospesaba,  si  leía  o  quemaba  sin  leer.  Leyó  vorazmente,  sobresaltándose,  llorando,  sufriendo,  asomándose  al  abismo  tenebrosos  donde  moraban  los  demonios  y  fantasmas  del  hombre  que,  ella  conocía  como  Marck  y  cuando  termino,  fue  seria,  hasta  las  oficinas  y  pidió  para  destruir  unas  hojas,  le  dieron  autorización  y  se  aplico  a  destruir  todo.  Mientras  esperaba  la  hora  de  la  cena,  camino  por  los  alrededores,   con  una  extraña  serenidad,  hasta  el  final,  Marck  jugaba  a  otra  cosa.  Regalarle  a  ella,  su  expediente  sin  censura,  mostrarle  su  vida  entera,  todas  sus  miserias,  era  su  manera  de  demostrarle  cuanto  la  apreciaba.  Ella  le  regalo  su  cuchillo  fetiche,  pero  que,  no  dejaba  de  ser  un  episodio  aislado  de  su  vida;  Marck  le  regalaba  su  historia,  completa.  Los  dos  regalaban  lo  mejor  que,  tenían  e  Inna  era  perfectamente  consciente  de  eso.  Se  aprendió  de  memoria  algo  que,  escribió  al  final: “  La  Vida  solo  gana,  cuando  tiene  Póker  de  Ases,  y  eso  es  la  muerte,  mientras  no  estés  muerta,  la  mejor  mano  de  cartas,  no  las  tiene,  ni  las  tendrá,  la  Vida,  podes  tenerla  vos,  aunque  parezca  una  mano  sin  fuerza  ni  poder.  Depende  de  vos,  el  valor  de  tus  cartas.  Siempre  depende  de  vos,  como  cuando  seis  hombres  pensaron  que,  porque  eras  una  niña,  serias  victima  fácil.  Tu  mano  era  de  risa,  tenias  unas  cartas  horribles  pero  la  convertiste  en  escalera  de  color  y  acá  estas,  leyéndome.  Yo  estaba  perdido  en  el  Océano  Atlántico,  nadie  pensaba  hacer  nada,  excepto  vos  que,  estabas  dispuesta  a  hacer  lo  que,  fuera  necesario  para  rescatarme  o  a  mi  cuerpo.  Mis  cartas  eran  un  desastre,  vos  las  cambiaste,  fue  casi  Póker  de  Ases,  falto  poco  y  acá  estoy,  escribiéndote.  ¿Qué  queres  Inna?  Ponete  a  conseguirlo,  sin  buscar  excusas  ni  inventarte  obstáculos.  Si  vuelvo  a  estar  abrazado  a  un  pedazo  de  madera  en  medio  del  Océano,  no  quiero  a  otra  persona  mas  que,  a  ti,  buscándome,  confió  en  que,  harás  lo  necesario,  lo  imposible  por  salvarme  o  llevarme  a  mi  última  morada.  Paz  amiga,  Paz.”

 

Inna  mira  el  Océano  Glacial  Ártico.  Han  pasado  más  de  diez  años  y  en  Dikson  nada  ha  cambiado.  Ella  sí,  se  ha  transformado  en  una  mujer,  dueña  de  varias  empresas.  Lleva  siendo  feliz  desde  que,  supero  sus  adicciones  y  dudas.  Desde  que,  Marck  irrumpió  en  su  vida  como  un  vendaval,  sacudiéndole  la  modorra.  Sonríe,  sabe  exactamente  cada  movimiento  que,  hace,  donde  vive,  teléfonos,  todo;  no  en  vano  es  socia  de  Pablo  en  una  Empresa  de  Sistemas  Informáticos  de  Seguridad  y  su  socio,  sigue  teniendo  la  habilidad  de  conseguir  cualquier  información,  algo  muy  útil,  en  el  mundo  de  las  Grandes  Corporaciones.  Cualquier  día  le  visita,  se  lo  lleva  a  cenar  o  a  dar  un  paseo,  mientras,  busca  una  excusa  que,  valga,  para    misma,  y  le    el  valor,  de  presentarse  frente  a  él,  vive  en  Paz.