martes, 12 de marzo de 2013

Dos Trenzas.


Faltaba  una  semana  para  la  Navidad,  estábamos  aburridos,  y  a  alguien  se  le  ocurrió  salir  a  robarle  las  bombitas  de  colores  a  los  arbolitos  de  Navidad.  Por  pura  maldad,  de  estar  tan  al  pedo  que  nada  nos  resultaba  entretenido.  Peligroso  asunto,  el  aburrimiento,  para  los  adolescentes,  no  maquinan  nada  bueno.  Establecimos  las  diez  de  la  noche  como  hora  de  reunión  y  nos  dispersamos  cada  uno  para  su  casa,  con  la  idea  de  cenar.

A  la  hora  convenida  conformábamos  una  banda  de  dieciséis  muchachos  con  sus  respectivas  bicis,  sin  demora  nos  pusimos  en  marcha,  con  rumbo  al  barrio  rico  en  donde  abundaban  los  pinos  decorados  abundantemente.  Saqueamos  varios  jardines  sin  contratiempo,  muertos  de  la  risa  al  imaginar  la  cara  de  la  gente  al  ver  que  se  les  había  apagado  su  arbolito.  Cuando  quisimos  acordar  también  nos  tirábamos  las  bombitas  por  la  cabeza,  algo  que  nos  daba  todavía  más  risa.  Inmersos  en  una  guerra,  donde  alguno  colaba  alguna  piña,  asunto  más  serio,  no  vimos  venir  al  guacho  que,  de  golpe,  nos  recrimino  lo  que  hacíamos.  Uno,  contra  dieciséis,  no  es  una  buena  idea,  nunca.  Dejamos  de  tirar  bombitas,  quedaban  pocas,  y  le  miramos,  evaluándole,  midiéndole.  Nos  iba  mirando  uno  a  uno,  reteniendo  nuestras  facciones,  por  si  en  el  futuro  tenia  revancha,  no  dudaba  que  le  daríamos  una  paliza  ni  nosotros  de  que  se  la  daríamos.  Era  valiente,  el  muy  guacho,  solo  contra  dieciséis  pensé  y  me  escuche  decir:”Déjenlo,  es  mío”.  Todos  me  miraban  buscando  una  explicación  y  se  las  di:”Sera  mano  a  mano,  váyanse”.   Las  miradas  iban  de  mi  a  él,  como  comparandonos,  estaba  claro  que  yo  corría  con  desventaja:  unos  kilos  menos,  media  cabeza  más  bajo,  un  poco  más  joven.  Y  en  todas  las  cabezas  la  misma  pregunta: ¿Por qué  hace  esto?  Agarran  las  bicis,  montan  y  sin  mirar  atrás  se  pierden  en  la  oscuridad  de  la  calle,  rumbo  al  barrio.

-¿Por qué  lo  hiciste?-  Pregunto  curioso  aunque  seguro  sabia  la  respuesta.

-No  era  justo.-  Conteste  lacónico. 

-¿Y  ahora,  que  hacemos? 

-Nos  fajamos,  te  reviento  y  listo.-  Le  conteste  aun  sabiendo  que  probablemente  sería  justo  al  revés.  Lo  que  le  provoco  un  ataque  de  risa,  todavía  no  había  decidido  que  haría  conmigo,  pero  no  podía  obviar  lo  que  yo  acababa  de  hacer  por  él.  Espere  a  que  se  decantara,  fueron  varios  minutos,  hasta  que  hablo.

-Ándate.-  Dijo,  perdonándome  una  paliza  segura.

-Gracias.-  Conteste  mientras  subía  a  la  bici  dispuesto  a  pirarme  antes  de  que  cambiara  de  idea.

-¿Por qué?-  Pregunto  serio.

-En  patota  es  fácil,  lo  complicado  es  ser  valiente  solo  y  aguantar  la  parada.  Estabas  dispuesto  a  fajarte  con  más  de  una  docena,  de  nosotros  solo  seis  te  éramos  accesibles  y  eso  mano  a  mano,  los  demás  eran  capaces  de  molerte  a  palos  solos,  juntos  te  habrían  lastimado  de  verdad;  aun  sabiéndolo  nos  encaraste.  Por  eso  valiente.  Y  porque  soy  tigre  no  perro.-  Termine  de  decirlo  y  se  le  ensancho  la  cara  en  una  sonrisa  enorme.  Me  aleje  pedaleando  con  vigor.  Me  habría  encantado  tener  la  certeza  de  que  sería  algún  dia  tigre  y  no  perro.

Pasaron  las  navidades,  se  termino  el  verano  y  empezaron  las  clases.  La  ventaja  de  ir  al  Liceo  de  siempre  es  que  conoces  a  todo  el  mundo  y  todos  te  conocen;  la  desventaja  enorme  es  que  en  Bedelía  te  tienen  fichado,  se  saben  tu  nombre  y  apellidos  y  hasta  el  teléfono  de  tu  madre,  de  memoria.  Cualquier  fregado  que  se  produzca  te  van  a  buscar  y  nunca,  nunca,  te  creen  lo  que  decís  en  tu  descargo.  Por  eso  arreglamos  para  pelearnos  en  el  parque  de  la  esquina,  antes  o  después  de  clases  e  intentamos  evitar  conflictos  durante  los  recreos.  Es  un  buen  arreglo,  da  la  impresión  de  que  la  violencia  se  desvaneció  en  el  éter,  los  Profesores  y  Bedeles  están  contentos  y  tranquilos;  nada  indica  que  todo  sigue  como  siempre.  Igual  pasan  cosas  que  rompen  la  rutina  y  la  tranquilidad:  dos  parejitas  son  sorprendidas  intercambiando  fluidos  en  el  salón  de  Biología  y  tres  alumnos  acorralan  al  profesor  de  Física,  contra  el  pizarrón  y  lo  cagan  a  trompadas.  Me  meto  en  un  lio  considerable  al  decir  que  un  trencito  era  mío,  lo  que  implica  que  estaba  copiando  y  es  una  falta  grave.  No  era  mío,  un  compañero  lo  tiro  al  suelo  para  no  ser  descubierto,  al  verlo  la  Profesora  pregunto  de  quien  era,  y  ante  el  silencio  hostil  de  la  clase  amenazo  con una  sanción  colectiva.  Levante  la  mano  y  asumí  la  responsabilidad,  ya  arreglaría  cuentas  con  el  maricon,  dueño  del  trencito.  No  hizo  falta,  en  cuanto  salí  de  la  clase  expulsado,  la  alumna  modelo,  la  chica  sin  macula,  informo  a  la  Profesora  del  verdadero  dueño  del  trencito.  Fui  absuelto  pero  me  lleve  un  pellizcon  de   la  Profesora  que  me  dolió  una  barbaridad,  retorció  con  ganas  sosteniéndome  la  mirada,  eran  los  ojos  de  mi  madre,  de  otro  color  pero  los  mismos.

Una  tarde  que  estaba  leyendo  algo  de  historia  llega  corriendo  Roberto,  jadeando  me  informa  de  que  le  están  pegando  a  Gabriel  en  la  esquina,  son  varios  y  tienen  palos  y  algún  Nunchaku,  esta  con  la  novia,  Mariela,  se  habían  rateado  a  clase.  Agarro  el  fierro  de  bajar  las  cortinas  y  corro  a  la  esquina,  si  saben  usar  los  Nunchakus  estoy  frito,  espero  que  no  sepan.  Veo  a  Gaby  tendido  en  el  suelo  soportando  las  patadas,  veo  a  Mariela  arrodillada  llorando,  y  no  aviso,  golpeo  en  las  rodillas,  rompo  huesos,  reviento  varias  piernas  antes  de  quedarme  parado  frente  al  único  hijo  de  puta  que  sabe  usar  lo  que  tiene  en  las  manos.  Los  bastardos  aúllan  de  dolor,  Gaby  no  se  mueve,  el  que  queda  me  mira  evaluándome,  retrocedo  fingiendo  miedo,  quiero  que  camine,  que  se  crea  que  me  tiene,  parado  me  cocina  con  el  Nunchaku.  Me  doy  vuelta  como  para  escapar  y  se  la  come  avanzando  decidido  a  romperme  la  cabeza,  no  espera  que  me  gire  y  golpee  fuerte  en  el  hombro,  giro  sobre    mismo  y  le  rompo  el  otro  hombro  y  sin  parar  tomo  impulso  y  le  destrozo  una  rodilla  dándole  con  toda  el  alma.  Me   arrodillo  junto  a  Gaby,  le  busco  el  pulso  y  lo  encuentro,  aunque  débil,  sangra  por  una  herida  en  la  cabeza,  le  pongo  de  costado,  y  le  tapo  con  mi  chaqueta.  Mariela  esta  histérica,  solo  la  manosearon,  no  está  herida,  la  policía  y  la  ambulancia  llegan  una  eternidad  mas  tarde.  Discuto  con  ellos  para  que  no  pierdan  el  tiempo  con  los  asaltantes  y  se  lleven  a  Gaby  al  hospital.  Cuando  lo  consigo  me  veo  en  la  Dirección  siendo  interrogado  por  los  hechos,  al  parecer  he  roto  varios  huesos,  algo  inadmisible  desde  cualquier  punto  de  vista.  Me  salva  Mariela,  está  todavía  afectada  y  muy  alterada  pero  con  la  suficiente  presencia  de  ánimo  como  para  salirse  de  la  enfermería  entrar  a  la  Dirección  y  abrazarme.  Sus  padres  están  en  camino,  mientras  espera,  habla  con  la  cara  hundida  en  mi  pecho.

-Iban  a  violarme,  después  de  divertirse  con  Gaby.  Se  reían,  decían  que  nadie  se  animaría  a  defenderme,  que  iban  armados  y  nadie  estaba  lo  bastante  loco  para  hacerles  frente.  Gaby  intento  defendernos  pero  poco  pudo  hacer,  le  pegaron  en  la  cabeza  y  lo  estaban  pateando  en  el  suelo  cuando  Luis  apareció,  de  no  ser  por  el  ahora  me  estarían  violando  en  el  parque  y  nadie  podría  ayudarme.-  El  llanto  volvió  a  arreciar  haciéndola  temblar,  yo  le  acariciaba  la  espalda,  le  daba  golpecitos  pero  nada  la  calmaba.  Llegaron  los  padres  y  un  hermano,  que ¡o  sorpresa!,  resulto  ser  el  valiente  de  las  bombillas,  uno  contra  dieciséis.  Mariela  se  abrazo  al  padre,  este  me  miraba  fijamente,  igual  que  su  hijo,  dos  miradas  distintas.  Puestos  en  antecedentes  los  dos  me  agradecieron  y  dieron  la  mano  antes  de  irse,  la  madre  me  abrazo  y  beso  fuerte,  lloraba.

Una  semana  más  tarde  volvía  Gaby  y  se  sentaba  a  mi  lado  en  el  recreo.  Me  dio  las  gracias,  Mariela  estaba  mirándonos  en  la  otra  punta  del  patio,  junto  a  otras  chicas,  hablaban.  Gaby  se  sentía  mal  por  no  haber  podido  defenderla,  así  que  le  explique  que  no  tenía  que  sentirse  mal  por  eso,  la  verdad  es  que  nadie  podría  haberla  defendido,  yo  pude  hacerlo  porque  sabía  que  tenían  Nunchakus  y  pude  agarrar  un  fierro  largo,  además  no  eran  muy  buenos  con  esas  armas.  Además  yo  estaba  loco,  eso  también  contaba.  Se  puso  a  llorar  mirándola,  murmuro  bajito  que  me  debía  dos  vidas,  que  le  encantaría  ser  como  yo,  a  lo  que  le  retruque  que,  a  mi    que  me  gustaría  ser  como  él.  Sus  ojos  claros  empañados  de  lagrimas  me  enfocaron  extrañados  y  le  solté:  vos  tendrás  un  futuro,  serás:  Abogado,  Profesor,  Licenciado,  Periodista,  Escritor,  lo  que   te  propongas.  Yo  solo  seré  lo  que  soy: un  luchador.  Nunca  más  quieras  parecerte  a  mí,  seguí  siendo  como  sos  y  me  aleje,  dejándole  solo.

La  policía  vino  al  Liceo  a  buscarme,  querían  que  declarara,  había  lesionados  de  por  medio  y  no  era  factible  dar  carpetazo  al  asunto.  Conté  lo  que  había  pasado,  les  dije  que  puse  especial  cuidado  en  no  matar,  pero  dada  la  premura  del  caso,  mi  amigo  estaba  tirado  en  el  suelo,  y  dado  que  los  agresores  estaban  armados,  considere  que  no  podía  tener  escrúpulos,  que  era  del  todo  necesario  y  justificado  el  uso  de  la  fuerza  para  desarmarles  lo  más  rápidamente  posible.  Que  al  Jefe  le  di  propina,  por  amenazarme  con  un  Nunchaku.  Me  dejaron  ir  sin  más  trámites.  Fueron  encarcelados,  habían  violado  a  dos  chicas  que,  les  reconocieron.

Llego  el  cumpleaños  de  Mariela,  lo  festejaría  en  su  casa,  el  sábado,  había  que  llevar  bañador  para  la  piscina,  estábamos  citados  a  las  once,  menos  diez  toque  el  timbre.  Me  abrió  el  hermano.

-Pasa,  bienvenido,  soy  Martin.-  Se  presento  dándome  la  mano.-  Deja  la  bici  ahí,  la  perra  no  hace  nada.-  Una  Labrador  negra  preciosa,  que  meneaba  la  cola  pidiendo  mimos.

-¿Soy  el  primero?-  Pregunte.

-Si,  has  madrugado.-  Dijo  mientras  me  guiaba  hacia  la  casa,  antes  de  llegar  se  paro  y  hablo  sin  mirarme.-Gracias,  mis  hermanas  son  lo  que  más  quiero  después  de  los  viejos,  gracias  por  lo  que  hiciste  y  ¿sabes  qué?  Tigre,  sos  tigre.-  Dicho  lo  cual  siguió  caminando  y  entramos  a  la casa.  Me  dejo  en  la  cocina  con  la  madre,  ofrecí  ayudarla  y  me  puso  a  lavar  lechuga,  cortar  cebollas,  rayar  zanahorias.  Apareció  Mariela,  le  explique  compungido  que  no  tenía  nada  que  regalarle.

-¿Ni  siquiera  un  abrazo  y  un  beso?-  Pregunto  seria.

-Eso    puedo  regalártelo.-  Y  nos  fundimos  en  un  abrazo,  le  di  el  beso.  El  padre  entro  preguntando  a  qué  hora  se  previa  comer  para  organizar  el  fuego  y  preparar  las  brazas,  me  saludo  muy  amablemente  mientras  picoteaba  algo  de  queso.  Yo  estaba  con  las  cebollas  y  lloraba  con  un  lindo  picor  de  ojos  cuando  sentí  otra  vos  femenina  que  saludaba.

-Buenos  días  familia,  feliz  cumple  hermanita.  ¿Quién  es  el  cocinero?-  Pregunto.

-Un  compañero  de  Mariela.-  Contesto  la  madre.  - Se  llama  Luis.-

-El  famoso  Luis,  el  salvador  de  Mariela  y  el  novio,  el  loco  que  ataco  a  varios  tipos  armados  de  palos  y  Nunchakus.  El  héroe  de  esta  familia,  quiero  darte  las  gracias,  gracias.  Me  llamo  Cecilia  y  soy  la  hermana  mayor  de  Mariela  aunque  Martin  es  el  mayor  de  los  tres.-  Lo  dijo  acercándose,  por  mi  parte  me  estaba  intentando  enjuagar  los  ojos  con  agua,  tratando  de  reducir  el  picor,  infructuosamente,  todo  hay  que  decirlo.  Me  di  la  vuelta  y  me  quede  mudo,  ¡era  Dos  Trenzas!  Nos  mirábamos  fijamente,  los  demás  nos  miraban  sin  entender  nada.

-Vos,  sos  vos.-  Musito  bajito,  con  un  hilo  de  voz,  acercándose  más,  me  abrazo  y  rompió  a  llorar  mientras  repetía:”gracias,  gracias,  gracias”.  Cuando  se  calmo  un  poco,  se  separo  para  mirarme  a  los  ojos  y  decir.

-  Nunca  pude  darte  las  gracias,  no  sabía  quién  eras,  ni  dónde  buscarte.- 

-De  nada,  siempre  me  quedo  la  duda  de  si  lo  habías  conseguido,  solo  te  pude comprar  unos  diez  minutos,  demasiado  justo.-  Y  era  verdad,  me  había  mortificado  todo  este  tiempo  no  saber  si  ella  consiguió  salir  indemne.

-¿Cuánto  pagaste?-  Pregunto  rompiendo  a  llorar  nuevamente.

-Una  costilla  rota,  varias  magulladuras,  labios  partidos.-  El  precio  de  la  integridad  de  una  chica,  de  una  desconocida,  no  estaba  mal,  nada  mal.  Anduve  dolorido  bastante  tiempo  pero  era  un  dolor  grato,  era  producto  de  hacer  lo  correcto  y  eso  le  daba  otra  dimensión,  si  volvía  a  cuadrarse,  repetiría  gustoso.

Todos  querían  saber  de  que  hablábamos,  llovían  las  preguntas  a  Cecilia  y  a  mí;  Martin  me  observaba  un  poco  apartado,  acababa  de  descubrir  que  tal  vez  me  debiera  más  de  lo  que  le  gustaría,  eso  le  incomodaba  sobremanera  y  en  cierta  medida  le  entendía  perfectamente,   no  querría  estar  en  su  lugar,  deberle  a  alguien  el  honor  y  la  dignidad  de  dos  hermanas.  Pero  empezó  a  acercarse,  quería  escuchar  que  había  pasado.  Di  un  salto  al  pasado,  tres  años  antes  y  empecé  a  hablar.

-Hace  tres  años  más  o  menos,  yo  estaba  en  la  parada  del  bondi,  la  del  Náutico.  Había  ido  con  mis  amigos  pero  los  había  perdido  o  me  habían  dejado  tirado  así  que  me  fui  a  esperar  el  ultimo  bondi  e  irme  a  casa.  A  las  dos  y  veinte  pasaba  el  ultimo,  eran  y  cinco  cuando  llego  una  muchacha.  Llevaba  el  pelo  en  dos  trenzas  que  le  llegaban  al  pecho,  minifalda  negra,  medias,  zapatos  de  unos  ocho  centímetros  de  taco,  blusa  blanca  y  saquito  negro.  Sin  bolso.  Parecía  enojada,  me  miro  de  reojo  y  me  descarto  como  peligroso,  aunque  mantuvo  la  distancia.  De  unos  dieciocho  años  o  algo  mas,  linda.  Tenía  unos  ojazos  hermosos.  Desde  mis  miserables  catorce  años  era  como  el  Everest:  un  sueño  imposible.  Sola,  de  minifalda  y  tacos,  las  mujeres  no  aprenderán  mas,  son  muy  vulnerables  vestidas  así,  están  lindas  pero  vulnerables  pensé,  mientras  la  observaba  con  disimulo,  para  no  inquietarla.  La  calle  estaba  desierta,  casi  no  pasaban  autos,  las  farolas  daban  algo  de  luz,  pero  no  disipaban  todas  las  tinieblas.  Mantenía  la  atención  en  el  entorno,  puro  reflejo,  si  ves  un  peligro  a  tiempo  podes  escapar  o  minimizar  daños,  si  te  ves  sorprendido,  estas  regalado.  Mire  el  reloj  y  eran  dos  y  cuarto,  el  bondi  aparecería  en  cualquier  momento,  mire  al  lado  de  la  calle  por  donde  debía  aparecer  y  lo  que  vi,  fueron  cinco  sombras  humanas  que,  venían  hacia  la  parada.  Por  la  manera  de  caminar  o  por  lo  que  fuera  los  catalogue  como  un  problema,  mire  a  la  muchacha  que  ajena  a  todo,  esperaba  al  bondi.  Volví  a  observar  a  los  cinco  y  no  tuve  dudas: depredadores,  con  esa  certeza  se  imponía  actuar.  Ahora,  ella  también  los  miraba,  su  pecho  subía  y  bajaba,  estaba  muy  nerviosa  y  asustada  y  se  asusto  mas  cuando  le  hable:”  No  hay  tiempo,  escúchame  bien,  tenes  que  ir  a  la  parada  de  taxis,  cruza  por  la  plaza,  es  tu  única  oportunidad,  te  voy  a  comprar  cinco,  diez  minutos  como  máximo,  aprovéchalos.  Espera  a  que  estén  pendientes  de  mi  antes  de  moverte”.  Me  miro  con  esos  ojazos  llenos  de  inquietud,  por  un  momento  cargados  de  gratitud,  había  incertidumbre,  incredulidad,  culpa  y  ternura.  Era  de  buena  madera,  no  cuestiono,  no  hizo  preguntas  idiotas,  acepto  el  regalo  que  le  hacían  siendo  perfectamente  consciente  de  lo  que  implicaba.  Teníamos  a  los  cinco  encima  y  no  quedaron  dudas  sobre  las  intenciones  en  cuanto  empezaron  a  soltar  obscenidades.  Sin  ninguna  estrategia,  sin  táctica,  sin  esperanza  me  fui  hacia  ellos  y  les  desafié  a  los  cinco  a  la  vez,  era  una  locura  pero  seguro  que  pensarían  que  en  un  minuto  me  reventarían  y  podrían  ocuparse  de  la  guacha  debidamente.  Les  pareció  divertido,  la  noche  parecía  enderezarse,  prometía.  No  mire  atrás,  si  Dos  Trenzas  estaba  o  no,  si  ya  pisaba  la  tierra  de  la  plaza  o  si  permanecía  congelada  a  mis  espaldas.  Tenía  que  aguantar  de  pie  lo  más  posible,  si  caía,  con  dos  patadas  me  arreglaban  e  irían  a  por  Dos  Trenzas,  era  imperativo   permanecer  parado.  La  lluvia  de  golpes  arrecio,  me  movía  lo  mas  que  podía  tratando  de  que  no  pudieran  asegurar  el  golpe,  paso  el  maldito  bondi  y  un  instante  después  una  patada  en  el  costado  me  hacia  caer  al  suelo  medio  muerto.  A  una  orden  del  jefe  se  olvidaron  de  mi  y  fueron  a  buscar  a  Dos  Trenzas  que,  había  desaparecido.  Nunca  supe  cuanto  tiempo  le  conseguí  y  hasta  hoy  ignoraba  si  lo  había  logrado.-  Un  buen  resumen  de  los  hechos  de  aquella  noche.

-Fui  con  las  chiquilinas  al  Náutico,  apareció  Roberto,  discutimos  y  decidí  irme  a  casa.-  Empezó  Cecilia.   –Camine  enojada  hasta  la  parada  del   ómnibus,  había  un  chiquilín  de  unos  quince  años,  llevaba  unos  pantalones  todos  rotos,  muy  desgastados,  unas  botas  de  tela  remendadas,  un  buzo  azul  con  un  motivo  de  otro  color,  llevaba  el  pelo  enrulado  largo.  Me  observo  desde  los  tacos  hasta  la  cabeza  con  picardía,  le  gustaba  lo  que  veía  pero  no  me  sentí  incomoda.  Se  movía  arriba  y  abajo,  mirando  a  su  alrededor  constantemente.  Cuando  vi  a  los  tipos,  hacía  rato  que  él  los  miraba  y  había  decidido  cómo  actuar.  Cuando  me  hablo  me  asuste  un  poco,  pero  me  agarro  el  brazo  y  sentí  seguridad,  era  como  si  me  agarrase  Martin  o  papá.  Explico  rápido  lo  que  debía  hacer,  me  miraba  a  los  ojos,  los  suyos  eran  traviesos,  no  me  dejo  dudar.  Cuando  hablo  de  comprar  tiempo  para  mí,  no    como  supe  que  sería  con  su  sangre,  me  impresionó  mucho  y  sentí  que  no  tenia  porque  hacerlo  pero  sus  ojos  se  apagaban,  se  vaciaban,  eran  un  pozo  sin  fondo  cuando  me  espeto  que  aprovechara  el  tiempo  que  compraría.  Ya  no  era  un  niño  de  quince  años,  o  un  adolescente,  era  otra  cosa,  no  sabría  decir  que.  Fue  hacia  ellos  y  me  escabullí  hasta  la  plaza,  mire  adonde  peleaba  con  los  cinco,  me  hizo  acordar  a  los  boxeadores  que  le  gustan  a  papá,  esos  que  se  mueven  constantemente  y  pegan  y  se  mueven,  parecía  una  ardilla.  Desee  con  toda  mi  alma  que  ganara  el  esa  pelea  y  seguí  corriendo,  llegue  a  la  parada  de  taxis  y  subí  a  uno  y  me  vine  a  casa.  Solo  cuando  estuve  en  mi  cama  pensé  en  que  podría  haberle  ido  a  buscar  con  el  taxi  y  me  puse  a  llorar  como  una  loca,  el  lo  había  apostado  todo  por    y  yo  no  fui  capaz  de  pensar  en  el.-  Cecilia  se  callo,  ahora  lloraba  mansamente  sin  dejar  de  mirarme.  Las  dos  hermanas  y  la  madre  moqueaban,  en  el  silencio  se  escuchaban  sus  hipidos,  el  ruido  de  los  pañuelos  y  el  café  que  goteaba  en  la  cafetera.

-A    también  me  salvo.-  Empezó  Martin.-  Volvía  a  casa  en  bici  antes  de  la  Navidad  y  me  cruce  con  una  banda  de  cerca  de  veinte  guachos  también  en  bici,  la  cosa  pintaba  fea  pero  Luis  les  convenció  para  que  nos  dejaran  solos,  se  fueron  todos  menos  el.  Le  deje  ir  sin  pelearnos  porque  me  había  salvado  de  una  paliza  segura,  sin  motivo.-  Se  quedo  callado,  su  versión  me  dejaba  mejor  parado  que  la  verdad  de  lo  que  había  ocurrido,  no  dijo  nada  del  robo  sistemático  de  bombillas. 

El  timbre  nos  devolvió  al  cumpleaños,  Mariela  fue  a  recibir  a  quien  fuera  que  llegaba,  Cecilia  se  puso  conmigo  a  terminar  las  ensaladas,  la  madre  siguió  con  la  picada,  cada  tanto  se  giraba  y  me  miraba.  El  padre  acarreaba  leña  al  parrillero  preparando  todo  para  hacer  el  asado.  El  timbre  sonaba  a  cada  rato,  la  piscina  era  el  centro  de  la  diversión  y  las  tumbonas  escaseaban,  lo  que,  se  arreglo,  poniendo  las  toallas  en  el  césped.  Ayude  a  sacar  a  la  mesa  de  afuera  toda  la  picada  y  los  refrescos  antes  de  zambullirme  en  la  piscina,  bobee  un  rato  con  los  demás,  le  hundí  la  cabeza  bajo  el  agua  a  todas  las  guachas  que  pude  atrapar,  solté  todos  los  trajes  de  baño  que  estaban  a  mi  alcance  antes  de  pararme  al  sol  a  secarme.  Vi  al  padre  de  Mariela  que  empezaba  a  prender  el  fuego  y  me  fui  a  hacerle  compañía. 

-¿Un  vinito?-  Ofreció.

-No,  gracias,  no  tomo  nada  de  alcohol,  voy  a  buscarme  una  coca,  ya  vengo.-  Dije  mientras  me  alejaba  en  busca  de  un  vaso  que  llenar.  Tuve  una  parada  obligada  en  la  piscina  dado  que  varias  de  mis  compañeras  se  juntaron  para  tirarme  al  agua,  querían  sacarme  el  short  pero  desistieron  cuando  sus  trajes  de  baño  empezaron  a  soltarse,  alguna  teta  se  llego  a  ver  e  incluso,  a  Rosana,  le  solté  la  tanga,  se  quedaron  blasfemando  en  arameo.  Muñido  de  un  vaso  rebosante  de  coca  cola  y  hielo  regrese  junto  al  fuego  sin  poder  evitar  burlarme  de  mis  compañeras  que  me  observaban  ceñudas,  les  saque  la  lengua  y  todas  respondieron  sacándomela  a  mí,  un  cuadro  precioso.  Cecilia  estaba  con  el  padre,  hablaban.

-Permiso,  ¿molesto?-  Pregunte.

-No,  no,  pasa.-  Respondió  el  padre.  El  fuego  había  crecido  y  en  nada  habrían  brazas  para  empezar  a  azar  la  carne.  Acaricie  a  la  perra  que,  cansada  de  jugar,  había  buscado  refugio  cerca  del  amo.  Por  la  ventana  se  veía  a  todos  mis  compañeros  saltando  a  la  piscina  o  tirados  al  sol,  la  madre  de  las  gurisas  se  afanaba  con  bandejas  y  botellas  de  refresco,  considere  ir  a  ayudarla,  pero  me  gano  Mariela  que,  junto  a  Gaby  la  socorrieron.  La  perra  se  tumbo  boca  arriba  ofreciéndome  la  panza  sin  pudor,  rasque  buscando  los  lugares  más  sensibles,  haciendo  que,  moviera  la  cola  a  todo  trapo. 

-¿Qué  edad  tenias  aquella  noche?-  Pregunto  Cecilia.

-Catorce.-

-¿Y  ellos?-  Averiguaba  su  padre.

-Arriba  de  veinte,  uno  por  los  veinticinco,  fue  el  que  me  rompió  la  costilla.-  Nunca  lo  olvidaría,  el  ruido  al  fracturarse  el  hueso  y  el  dolor  que  casi  me  desmaya.  Costo  casi  medio  año  que  dejara  de  doler,  al  principio  no  podía  ni  toser  sin  ver  las  estrellas.

-¿Por  qué  lo  hiciste  Luis,  por  qué?-  Pregunto  Cecilia.

-Era  lo  que  había  que  hacer  toda  vez  que  no  podía  salir  corriendo  y  dejarte  a  merced  de  los  cinco,  ni  escapar  contigo,  solo  podía  ayudarte  haciendo  exactamente  lo  que  hice.  Por  si  la  vida  me  dejaba  ver  esos  ojazos  otra  vez,  para  poder  disfrutarlos  sin  culpa,  por  ahí  si  hubieras  sido  fea,  te  habría  dejado  tirada  para  que  los  cinco  se  divirtieran.  Porque  no  había  policías,  ni   jueces  ahí  para  defenderte,  porque  el  honor  se  tiene  o  no  se  tiene,  y  no  hay  honor  si  se  deja  a  una  mujer  sola  ante  el  peligro.-  La  verdad  es  que  no  quería  mirarme  al  espejo  y  ver  a  alguien  que  había  dejado  a  una  mujer  a  merced  de  cinco  cerdos.

-¿Cómo  te  fuiste  a  casa?-  Pregunto  el  padre.

-Tuve  que  esperar  al  bondi  de  las  seis,  por  la  parada  paso  y  veintidós.-  Dije.

-¿Esperaste  todo  ese  rato  ahí,  lastimado,  sangrando?-  Cecilia  estaba  alterada.

-Si,  no  podía  pagar  un  taxi,  ni  caminar  de  tanto  dolor,  llore  casi  todo  el  tiempo,  me  acorde  mucho  de  vos,  seguro  que  en  tus  ojos  no  habría  reproches,  era  un  consuelo.-  En  ningún  momento  sentí  que  me  hubiera  equivocado,  incluso  fui  consciente  de  que  la  saque  barata.

-No  me  conocías  de  nada  y  me  protegiste  como  a  una  hermana  o  una  novia.  No  lo  entiendo.-

-Vamos  Dos  Trenzas,  si  estás  dispuesto  a  morir  por  tu  madre  o  a  matar,  deberás  estarlo  para  todas,  sin  excepciones,  sin  trapitos  calientes.  ¿Por qué  mi  madre  y  mi  hermana  son  más  valiosas  que  las  demás  mujeres?  Todas  o  ninguna,  elijo  todas.  Eso  me  inculco  mi  vieja,  cuando  la  conozcas,  dale  las  gracias,  ella  te  salvo,  yo  fui  su  instrumento.-  Mi  vieja  sabía  que  no  era  trigo  limpio  o  no  del  todo,  pero  cuando  mis  amigas  caían  por  casa  o  llamaban  por  teléfono  sentía  que  por  lo  menos  en  ese  aspecto,  no  me  había  torcido  y  puede  que  para  ella,  eso  fuera  lo  más  importante.

-Martin,  Mariela  y  yo,  los  tres  en  diferentes  circunstancias  fuimos  protegidos  por  vos,  que  cosa  más  rara,  ¿no  te  parece  papa?-

-Sin  ninguna  duda.  Asombroso.  Más  todavía  si  tenemos  en  cuenta  que  tengo  en  mi  despacho,  un  expediente  de  un  tal  Luis  Miguel  Román,  acusado  de  robar  nafta,  autos,  caballos;  de  dar  palizas  y  protagonizar  otros  delitos.  ¿Qué  voy  a  hacer?-

-¡Papá!-  Exclamo  Cecilia.
 -Hará  lo  que  tenga  que  hacer,  no  me  debe  nada  juez,  nada.- Dije  yendome.