jueves, 5 de diciembre de 2013

Negativo 2.


A  Negativo  le  quedan  pocos  amigos,  el  cree  que  tuvo  muchos  o  eso  creía,  en  la  actualidad,  contados.  Uno  le  llama,  lo  hace  seguido,  preocupado  porque  le  ve  más  oscuro  que  nunca  y  le  aprecia  de  verdad  y  quiere  verlo  luminoso.  En  Utopía  es  el  deporte  más  practicado,  ayudar  a  los  demás  a  conseguir  ver  la  luz,  dejar  atrás  la  negatividad  y  la  fijación  en  las  mentiras  propagandísticas.  Detecta  de  inmediato  que  Negativo  esta  en  un  plan,  digamos  agujero  negro,  pero  en  el  pasado  compartió  con  ese  desgraciado  muchas  horas,  trabajo  a  la  par  y  fue  ahí  que  se  hicieron  amigos  y  le  vio  hacer  cosas…que  no  vienen  al  caso,  quiere  ayudarle,  sacarle  de  su  encierro,  que  le    el  aire,  que  enfrente  sus  demonios  dando  una  vuelta  y  le  propone  que  se  acerque  a  almorzar.  Negativo  pone  millones  de  trabas:  no  tengo  como  pagar,  no  tengo  ganas  de  bajar,  no  tengo  ganas  de  respirar  y  hasta  me  da  vergüenza  que  siempre  pagues  vos,  no  voy.  Ya  pagaras,  no  me  hagas  el  feo,  quiero  verte  y  acercarme  se  me  complica,  tenes  tiempo  de  sobra,  acércate  vos.  Y  Negativo  juega  sucio,  sabiéndolo  y  le  dice  que  no  tiene  coche,  bici  ni  plata,  le  llama  así  al  dinero,  para  el  tranvía.  Camina,  salí  ahora,  llegas  bien,  te  espero  y  corta  la  llamada.  Negativo  se  encomienda  a  todos  los  demonios,  se  inventa  unos  cuantos,  mira  en  su  monedero  y  tiene  para  el  tranvía;  peor  que  la  vergüenza  de  que  su  amigo  pague  es  la  que  siente  por  querer  dejarlo  tirado.  Baja  las  escaleras  embutiéndose  los  auriculares,   Nirvana  le  sube  un  poquito  el  ánimo,  se  mentaliza   de  no  ser  tremendista  y  hasta  pone  buena  cara.  En  la  parada  del  tranvía  quiere  comprar  un  billete,  no  es  capaz.  Se  le  nubla  la  cabeza,  la  furia  le  desborda,  no  puede  ser  tan  rematadamente  inútil,  saca  una  tarjeta  para  recargarla,  le  llega  justo  para  pagarla,  no  debería  gastar  todo  lo  que  tiene  pero  es  muy  cabezón  y  nublado  no  piensa.  Imposible,  no  hay  manera.  En  su  honor  hay  que  decir  que  antes  de  despotricar,  cruzo  las  vías  y  lo  intento  del  otro  lado  con  el  mismo  resultado.  Y  todavía  tuvo  un  rapto  de  civismo,  un  darle  margen  a  Utopía  y  pidió  ayuda,  ¡Válgame  Dios!,  a  una  parejita  que  se  hacía  mimos  y  le  observaba.  El  chico  tampoco  pudo,  comento  que  muchas  veces  las  maquinas  estaba  rotas,  era  normal,  por  eso  todos  venían  con  bonos.  Agradeció  por  la  ayuda  y  se  disculpo  por  las  molestias.  No  baja  al  tranvía  prácticamente  nunca,  bajo  dos  veces  en  8  años,  las  dos  estaban  las  maquinas  rotas,  nadie  va  a  creerle,  le  encerraran  por  ser  tan  pesimista,  la  casualidad  existe,  pasa,  en  Utopía  todo  funciona.  Considero  viajar  sin  billete,  está  indignado,  pero  eso  puede  ponerle  en  peor  situación,  ya  es  mala,  no  seas  niño  y  no  la  empeores  se  dice  y  resuelto  empieza  a  caminar.  Repite  como  un  mantra  que  no  deje  que  le  afecte,  que  nada  empañe  ese  sol  hermoso  que  escala  el  cielo  y  le  saluda.  Tiene  un  amigo  esperándole,  debe  agarrarse  a  eso,  al  sol  y  al  amigo  y  no  ponerse  negativo.  Negativo  se  conoce,  nadie  le  conoce  tan  bien,  siente  los  síntomas,  los  residuos  de  la  furia  que  sintió  cuando  no  pudo  comprar  el  billete,  esas  ganas  de  pelear,  discutir  y  mandar  todo  a  la  mierda.  Pero  esas  maquinas  no  funcionaban,  le  recuerda  ese  lado  del  cerebro  cargado  de  tinieblas  y  penumbras.  Se  concentra  en  sus  pies  y  en  la  música.  Su  amigo  le  llama,  en  10  llego,  voy  caminando  le  dice.  Demora  mas  porque  ayuda  a  una  estudiante  de  Arquitectura  y  a  su  madre  a  cargar  bultos  para  un  trabajo,  van  a  clase  luchando  solas,  cargadas  como  mulas.  Su  amigo  ve  de  lejos  como  deja  los  paquetes  en  el  suelo  y  se  despide  de  una  señora  y  una  muchacha.  Ese  es  el  Negativo  que  quiere  que  vuelva,  exactamente  ese,  piensa  y  se  lo  dice  al  abrazarlo.

-“Nunca  serás  Optimista  ni  estarás  cuerdo  del  todo,  pero  mientras  seas  capaz  de  hacer  cosas  como  esa,  no  estará  todo  perdido.  Nadie  que  de  verdad  tenga  la  convicción  de  que  el  mundo  y  dentro  de  este  Utopía,  son  un  pozo  con  mucha  mierda,  ayudaría  a  nadie  a  hacer  nada  porque  si,  de  puro  travieso.  Volverás  Negativo,  estas  agazapado  ahí,  haciéndote  la  ofendida  por  alguna  razón  que  se  me escapa,  vamos  a  comernos  un  bocata  como  se  debe”-

Una  semana  más  tarde,  Negativo  está  en  la  parada  del  tranvía,  la  misma  e  intenta  comprar  un  billete,  solo  quiere  verificar  una  cosa,  no  piensa  ir  a  ningún  lado,  misión  imposible.  Serio  se  aleja,  hasta  no  estar  en  casa  no  sonríe  abiertamente.  Le  pueden  contar  mil  milongas,  sin  coche,  depender  del  tranvía  es  una  locura.  Y  no  cree  que  pensarlo  sea  ser  negativo.  Soy  muy  realista,  no  negativo,  se  dice.  Y  el  que  quiera  que  vaya  en  bici,  cuando  se  la  roben,  ya  me  dirán  quien  es  optimista,  quien  realista,  quien  negativo  y  quien  puede  irse  al  carajo,  en  tranvía  o  bici.

No hay comentarios:

Publicar un comentario