domingo, 9 de octubre de 2016

Osos y ardillas.


Cuando  me  toca  hacer  un  Randori,  con  un  compañero  más  alto,  fuerte,  pesado  y  que  de  yapa,  sabe  tanto  o  más  que  yo,  en  el  apartado  técnico,  estratégico  y  táctico;  se  que  será  muy  difícil  pararlo  y  que  proyectarlo,  será  un  ejercicio  de  voluntad.  Él  es  un  oso  y  yo,  vuelvo  a  ser  ardillita,  él,  tiene  sus  ventajas  y  yo  las  mías;  básicamente,  se  tratara  de  que  no  le  deje,  hacer  nada  de  lo  que  tenga  en  mente  o  sienta  que  puede  hacerme. 
Si  quiero  medir  fuerzas,  perderé  y  estaré  alejado  de Jigoro  Kano  y  del  Judo;  perder  es  lo  de  menos,  debo  intentar  conseguir  un  Ippon,  uno.  Mañana,  serán  dos  el  objetivo  y  pasado,  tres;  hoy,  es  uno.  Si  me  pongo  a  medirme  con  sus  agarres,  probablemente,  me  proyecte  sin  ninguna  dificultad,  si  me  alejo,  sus  brazos  y  piernas,  más  largos  que  los  míos,  impondrán  su  ley.  Vivir  esperando  una  contra,  es  jugarse  a  un  error  suyo  o  a  que  yo  sea  más  bueno  de  lo que soy.                                                
Me  queda  la  velocidad,  no  dejar  de  moverme,  evitar  que  me  fije  y  buscar  una  rendija,  una  aparecerá,  por  lo  menos  y  ahí,  estará  mi  oportunidad.  ¿Fácil,  eh?   Jejejejejejjejejej,  para  nada  y  ese  es  el  reto;  intentar  lo  difícil,  lo  impensado,  lo  inesperado,  lo  sorprendente.  Acercarte  a  alguien  más  grande,  acarrea  riesgos  pero  no  conozco  a  ningún  Judoka  grande  que  este  cómodo  conmigo  pegado  a  él,  solo  con  acercarme,  les  rompo  la  distancia  y  les  genero  dudas;  total,  si  lo  lógico  es  que  me  proyecte  siempre  que  quiera  o  lo  intente,  voy  a  cambiar  el  guion,  una  coma  del  mismo.                                                                                                    
Hago Randori con un querido Oso; vuelo  varias  veces, me levanto y vuelvo  a  mi  trabajo,  a  porfiado  no  me  gana  nadie  y    que  si  lo  intento,  tendré  una, una  será  para  mí.  Obedezco  las  enseñanzas,  vacío  la  mente,  dejo  de  preocuparme  por  no  caer,  de  proyectar,  de  si  es  mi  mejor  o  peor agarre,  de  si  existió  ayer,  si  mañana  llegara  y  solamente  siento con las muñecas,  como  se  mueve  y  para  donde,  mi  querido  Oso;  querido  porque  encima,  me  está  cuidando,  me  está  dando cierta cancha, ha bajado sus revoluciones para permitirme trabajar  y  si  soy  leal,  lo  que  sea  que  haga,  deberá  ser  un  poema,  algo  que  cuando  este  en  el  tatami,  le  genere  una  sonrisa  cómplice,  que disfrute  de  hacer Randori con este payaso. Esa exigencia,  no  me  pesa,  aunque  hace  más  difícil,  el  reto;  la  nobleza  también  es  Judo,  el  compañerismo, otro  de  sus  tesoros  y  depende  de  quienes  traspiramos  Judoguis,  mantener  esas  y  las  otras  antorchas,  vivas.                                                                                                                         

Consigo  un  contraataque  desdibujado  que  le  hace  reaccionar,  nota  que  me  voy  sintiendo  cómodo,  nota  que  mis  agarres  han  variado  radicalmente,  nota  que  no  hago  nada  de  fuerza  y  sabe,  de  alguna  manera  sabe,  que  le  estoy  preparando  una  emboscada  y  eso  solo  se  licua  de  una  manera: proyectándome.  Me  saca  limpiamente,  caigo, me  levanto  a  la  velocidad  máxima,  que  tengo  en  la  actualidad  y  voy  a  buscarlo,  no  le  espero,  una  breve  lucha  y  me  tiene  excelentemente  agarrado,  bien  dominado  y  se  viene  su  ataque  y  ya    que  lo  tengo  mal,  para  pararlo,  necesito  elevarme  sobre  mis  defectos,  iluminarme  y  de  inmediato. Cuando  su  tracción  me  mueve,  con  la  fuerza  de  un  Judoka  convencido,  y  si  me  resisto,  solo  le  ayudare,  me  muevo  hacia  él  y  no  me  pregunten  cómo  se  me  ocurrió,  le  barro,  bien  bajito,  casi  sin  un  agarre  decente,  su  pie  izquierdo  que  estaba  adelantado,  con  mi  pierna  izquierda,  yo  estaba  de  zurdo  y  el  de  diestro,  pero  en  el  momento  justo  y  lo  derribo  limpia,  fácilmente. Agarrándome  las  rodillas,  buscando  respirar,  lo  miro  y  desde  el  tatami,  muerto  de  risa,  me  reconoce  la  belleza  de  ese  contra  ataque,  se  levanta  y  seguimos  el  ratito  que  nos  queda  para  terminar  los  5  minutos  del  Randori.                                                              

No busque,  esa  situación,  no  pensé  en  KOUCHI  GARI,  porque  él,  no  adelantaba  su  pierna  izquierda  ni  mucho  menos,  me  dejaba  agarrarle  para  intentarlo,  pero  cuando  me  controlo,  supe  que  venía  SUMI  GAESHI, lo supe tan claramente que no tuve ninguna duda y pude armar mi contra con tiempo  y  ahora,  pensar  en  esa  técnica  como  contra  ataque,  es  hasta  lógico;  en  el  momento,  simplemente,  ataque  a  fondo,  sin  guardar  nada;  no  probé  si  salía,  fui  hasta  el  fondo  con  velocidad,  fuerza  e  intentando  desequilibrarlo,  todo  lo  posible,  para  ayudarme; en el momento que se movió para entrar, en ese instante estaba desequilibrado, era vulnerable, la grieta estaría abierta un ínfimo espacio de tiempo, apenas nada pero yo había adivinado que se abriría y estaba preparado para aprovecharla.                            
Como  siempre  me  repetían  los  Senseis,  si  no  lo  intentas,  si  crees  que  no sale,  si  pensas  que  el  otro  es  muy  grande,  aunque  efectivamente,  lo  sea,  entonces  nunca  encontraras  tus  límites  ni  descubrirás  técnicas  que  en  determinadas  situaciones,  te  resolverán  un  Shiai, un pase  a una final  o  te  permitirán  en  Randori,  disfrutar,  con  los  compañeros  más  grandes  y  estos,  disfrutaran  contigo,  porque  valoraran  tus  esfuerzos,  les  gustara ser proyectados  a  tus  manos,  aunque  ahora  te  parezca  una  locura;  no  están acostumbrados  a  ser  proyectados  por  ardillas  o  zorros,  el  oso  no  les  teme,  no  en  principio,  pero  temen  al  compañero  ardilla  que  se  cree  oso,  porque  no  se  comporta  de  manera  predecible  y  en  un  combate,  eso,  
hace la diferencia.                                                                                                     

Bueno,  Senseis,  derribe  a  un  oso  en  el  87,  a  otro  en  el  99, a uno en el 14  y  al  más  reciente,  en  el  16.  Tendrán  que  asumir,  que  jamás  seré  el  alumno  que esperaban;  material  demasiado  imperfecto,  como  base  para  empezar  a  trabajar,  yo  lo    hace  años  pero  deberán  concederme  que  lo  intento,  que  no  olvido  las  enseñanzas,  que  no  perdí  un  cachito,  ni  un  ápice  de  la  sabiduría  que  tienen  y  me  trasmitieron,  aunque,  claro,  en  mi  no  es  sabiduría,  jejejejeej,  yo  creo  que  el  Sartori  para  mi,  es  igual  de  utópico,  como  pensar  que  algún  día,  dominare  las  caídas  y  todas  las  técnicas  por  cualquiera  de  los  dos  lados.  Como  ven,  sigo  divirtiéndome en  un  Dojo  e  intentando  entender  esas  enseñanzas,  algunas  siguen  siendo  un  galimatías.  
Creo  que  nunca  se  los  he  dicho,  aunque  uno  de  ustedes  lo  vaticino claramente cuando yo era un aspirante desdibujado, mucho mas que ahora: nunca  paso  vergüenza  en  un  Dojo, me regalaron Judo de calidad y consiguieron que sea parte de mi; obraron el milagro de mantenerme en un tatami y que disfrutase con cada clase.  Eso,  es  merito  de  ustedes,  gracias  Senseis por no claudicar ante el desafió que implicaba enseñarme algo, lo que fuera en aquellos años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario