sábado, 30 de marzo de 2013

Regalame un Pajaro Loco.


Hay  cosas  que  nadie  te  pregunta  si  las  podes  hacer,  ni  si  queres,  simplemente  tomas  la  iniciativa.  Eso  lleva  a  otra  y  a  otra  que,  llevan  a  su  vez,  a  otras.  Eso  piensa  Carlos  mientras  mete  balas  en  el  peine  del  rifle,  lo  mete  en  el  rifle,  mueve  el  cerrojo,  apunta  y  dispara,  apunta  y  dispara,  apunta  y  dispara,  seis  veces,  la  capacidad  del   peine.  Mete  seis  balas  más  y  repite  todo  el  proceso.  Dispara  contra  unas  latas  que,  relleno  de  arena  y  puso  al  borde  del  agua.  Es  invierno,  no  se  ve  a  nadie  en  la  playa,  esta  sobre  una  duna  que,  le  permite  vigilar  si  se  acerca  alguien,  nunca  se  sabe.  Ve  una  figura  a  lo  lejos,  apoya  el  rifle  en  una  acacia  y  baja  a  arreglar  las  latas.  La  figura  pasa  a  ser  el  hermano  de  Irene,  esta  asombrado  de  que  le  dejen  tirar  tiros  ahí,  esta  a,  escasos,  setecientos  metros  de  la  Comisaria.  Esta  totalmente  prohibido,  no  lo  entiende,  pero  acepta  tirar  unos  tiros.  Alumno  de  la  Naval,  sabe  de armas,  alaba  el  estado  del  Rifle,  como  la  mira  está  perfectamente  calibrada,  dos  peines,  doce  tiros  y  se  va.  Carlos  sigue  hasta  terminar  las  balas.  Levanta  las  latas  y  las  tira  en  una  papelera  que,  extrañamente  sobrevive  a  los  elementos  y  a  los  vándalos.  Mete  el  Rifle  en  una  mochila  grande  que  oculta  al  arma  perfectamente  y  camina  a  su  casa.  Los  Policías  que  están  sentados,  mateando,  le  saludan  con  la  mano,  es  como  si  dijeran:  sabemos  que  estabas  tirando  con  el  Rifle  en  la  playa.  El  mueve  la  cabeza  dándose  por  enterado,  entra  a  su  casa,  saca  el  Rifle,  lo  desmonta,  lo  limpia  y  vuelve  a  montar,  unas  gotitas  de  aceite  en  el  cañón,  muy  poca,  la  justa  para  que  la  madera  de  la  culata  no  absorba  aceite; y  ya  puede  guardarlo.  No  se  olvida  de  hacerlo  sin  peine  ni  balas,  el  seguro  puesto  como  medida  extra  de  seguridad,  nunca  se  sabe.

Sentado  en  el  comedor,  mira  para  afuera,  más  allá  del  jardín,  ve  los  pinos,  sabe  que  en  primavera  reventaran  de  polen  y  su  nariz  sufrirá,  no  le  importa,  el  polen  se  hará  piñas,  estas  tendrán  semillas  que,  con  suerte,  generaran  mas  pinos.  No  los  ve  a  los  eucaliptus  que  están  frente  a  su  casa,  pero  es  igual,  los  ve.  También  soltaran  polen  y  las  semillas  soltaran  una  pelusa  bastante  molesta  para  los  ojos.  Ha  sido  su  mundo,  se  acaba  y  lo  sabe,  siente  adentro  que,  se  termina.  El  parque  es  cada  vez  mas  de  todos,  cada  vez  mas  público,  cada  vez  lo  cuidan  menos.  La  basura  aumenta.  Bolsas  de  platico  y  papeles  juegan  al  escondite  entre  los  arboles;  botellas  de  plástico  resisten  sin  degradarse,  las  de  vidrio  esperan  a  romperse  pacientes  y  una  vez  rotas,  se  desperezan  convertidas  en  lupas, solo  les  queda  esperar  un  dia  de  verano  donde  el  termómetro  trepe  por  arriba  de  los  treinta  grados  y  no  haya  llovido  en  quince  días.  Fuego,  el  enemigo  desbastador,  surgirá  y  reclamara  su  parte.

Sabe  que,  es  el  menos  indicado  para  quejarse.  Se  mira  las  manos,  cómplices  que,  alguna  vez  invocaron  al  fuego,  dejándolo  suelto  por  el  parque.  Que  fuera  un  niño  no  le  exime  de  responsabilidad,  puede  que,  por  eso,  cuando  fue  consciente  de  su  pecado,  se  dedicase  a  proteger  a  los  arboles  y  al  parque,  del  fuego.

Siempre  andaba  dentro  del  parque,  con  los  perros,  con  la  honda,  con  la  chumbera  o  a  caballo.  Lo  conocía  como  a  su  cuarto  o  incluso  mejor.  Tantas  horas  y  la  casualidad  hicieron  la  conexión,  se  topo  con  un  fuego  incipiente  al  que,  apago,  asegurándose  de  que,  estaba  bien  muerto  el  fuego.  Al  tiempo,  el  incendio  que,  descubre  era  respetable,  ir  a  pedir  ayuda  implicaba  que,  se  quemaba  el  parque  entero.  Una  palmada  en  el  anca  de  la  yegua  y  esta  huye  despavorida,  ordena  a  los  perros  ir  a  casa,  Capitán  se  niega,  le  acaricia  la  cabeza  y  le  pide  que  vaya  a  casa,  Capitán  se  aleja  treinta  metros  y  se  sienta  mirándolo.  Sabe  que  si  alguien  le  ve  ahí  pensaran  que,  ha  sido  el.  Serio,  asustado,  observa  al  enemigo,  mira  las  copas  de  los  arboles,  sopla  un  vientito  suave,  es  imperativo  apagarlo  antes  que  sople  mas. 

Arranca  unas  ramas  y  ataca  al  fuego.  Pelea  y  pelea.  Se  quema  las  manos,  los  brazos,  las  piernas,  va  al  límite,  no  duda,  lo  cruza.  Se  descubre  jadeando, llorando y   ahogándose  por  el  humo,  ¡no  hay  fuego!  No  es  victoria,  es  tregua,  lo  sabe,  hay  que  mojar  la  zona,  el  fuego  corre  por  las  raíces  de  los  pinos  por  abajo  de  la  arena  y  sale  a  veinte,  treinta  metros,  reiniciando  el  incendio.  Capitán  aúlla  desesperado  no  puede  llegar  hasta  él,  sin  quemarse  las  patas,  no  le  ve  por  el  humo,  corre  por  el  borde  quemado,  arriba  y  abajo.  Cuando  le  ve  salir  de  entre  el  humo  el  ladrido  cambia,  es  de  alegría.  Lo  palmea  y  empieza  a  correr,  un  kilometro  o  mas  hasta  la  comisaria,  tiene  que  volver,  no  agota  las  fuerzas.   Capitán  corre  a  su  lado  sin  molestar,  no  están  jugando,  con  fuego  nunca  es  juego.

Explica  en  la  comisaria  que  es  un  incendio  grande,  está  apagado,  por  ahora,  tienen  que,  venir  los  bomberos,  mojar  todo  bien  y  vigilar  que  el  fuego  no  corra  por  las  raíces.  El  va  a  esperarlos  vigilando,  deja  al  perro,  cuando  lleguen  los  bomberos  solo  tienen  que,  pedirle  que  les  guie.  Le  ven  arrodillarse  y  hablar  con  el  perro,  recibir  varios  lametones  e  irse.  Esa  fiera  que,  responde  al  nombre  de  Capitán,  se  queda  echado  gimiendo.  Cuando  llega  los  bomberos  les  lleva  al  punto  exacto  en  que  el  niño,  muñido  de  una  rama,  vigila  que,  no  vuelva  a  prenderse  el  parque.

Una  noche  Carlos  duerme  a  pata  suelta  a  pesar  del  calor  y  su  madre  le  despierta,  le  busca  la  policía  y  los  bomberos,  alguien  ha  dejado  varias  velas  prendidas  y  puede  darse  un  incendio.  Hay  que  apagarlas,  nadie  se  anima  a  hacerlo.

Carlos  sube  al  camión  de  bomberos  y  le  llevan  al  lugar,  por  el  camino  decide  que  apagara  las  velas,  estas  y  las  que  vengan,  lo  hará  para  salvaguardar  el  parque  así  que,  espera  que,  ningún  Dios  se  sienta  ofendido.  Cualquier  Dios  debería  anteponer  la  Naturaleza  por  encima  de  su  culto.  El  no  tiene  Dios,  no  le  reza  a  ninguno,  no  eleva  ninguna  plegaria.  Con  respeto  apaga  las  velas,  no  toca  ni  mueve  nada  y  se  queda  parado  unos  minutos  en  el  lugar.  Se  sabe  un  niño,  poquita  cosa,  si  ha  ofendido  a  algún  Dios,  no  durara  mucho,  pero  se  propone  hacerlo  mas  veces,  lo  adecuado  es  disculparse,  con  quien  cree  y  hace  la  ofrenda  y  con  el  destinatario.  Lo  hace  en  silencio  como  si  rezara,  con  bomberos  y  policías  a  distancia  prudencial,  aterrorizados,  ni  locos  harían  lo  que  ese  niño  acaba  de  hacer.

Hay  otros  incendios,  hay  gente  perdida,  hay  ofrendas  y  siempre  está  el,  con  su  yegua  o  sus  perros.  A  cualquier  hora  del  dia  o  la  noche,  si  está   en   casa,   responde  y  ayuda. 

Una  tarde  uno  de  sus  perros  roba  carne  de  la  parrilla  de  la  comisaria,  un  policía  que,  acaba  de  ser  trasladado,  le  pega  un  tiro  en  una  pata.  Le  ven  venir  desencajado  y  tienen  que,  esforzarse  a  fondo  para  pararlo,  el  lio  es  descomunal,  exige  que  le  digan  quien  fue,  él,  le  va  a  enseñar  a  maltratar  a  su  perro.  No  le  dicen  quien  fue  y  como pueden  lo  meten  en  el  calabozo.  Es  menor  de  edad  y  no  pueden  hacerlo  pero  no  saben  cómo  tranquilizarlo,  está  fuera  de  sí.  La  madre  cruza  buscándolo,  el  sargento  de  guardia  habla  con  ella,  la  tranquiliza,  Carlos  está  bien  y  en  un  rato  cruzara  a  casa,  primero  tiene  que  hablar  con  él.  Enseguida  el  veterinario  de  la  Remonta  atenderá  al  perro,  mejor  que  no  dice  la  madre,  no  sin  Carlos,  morderá  a  cualquiera.  Le  piden  que  traiga  al  perro,  lo  meten  en  el  calabozo  y  el  veterinario  lo  atiende  ahí.  Carlos  mete  su  mano  en  la  boca  del  perro  y  le  habla  todo  el  tiempo  mientras  el  veterinario  hace  su  trabajo.  Es  una  herida  limpia,  se  recuperara  bien.

El  sargento  de  guardia  le  pide  que  le  siga  hasta  el  despacho,  Carlos  obedece  con  el  perro  dando  saltos  detrás.  Nadie  sabe  de  que  hablaron,  ni  que  tratos  se  establecieron.  Nunca  se  supo  del  tiro  al  perro,  ni  de  un  menor  en  un  calabozo.    La  madre  no  denuncio  nada  a  pedido  expreso  de  su  hijo.  Fue  como  si  no  hubiera  pasado.

Si  sabemos  que  Carlos  no  tuvo  que  cortarse  el  pelo  si  no  quería,  se  lo  dejo  tres  años  sin  cortar  y  nunca  más  la  policía  se  lo  corto.  Si  sabemos  que  no  le  pararon  mas   para  pedirle  la  cedula  en  la  esquina  de  su  casa  o  en  el  barrio.  Si  sabemos  que  Carlos  podía  andar  en  la  calle  de  madrugada  sin  que,  lo  detuvieran.  Si  sabemos  que  Carlos  negocio  años  más  tarde  con  aquel  sargento  devenido  en  comisario  un  permiso  extraordinario  para  proteger  a  su  casa  con  los  medios  necesarios,  de  los  malos  de  siempre,  del  cáncer  del  barrio.  Sabemos  que  no  sabemos  toda  la  historia  ni  jamás  la  sabremos.

Se  termina,  siente  Carlos  mirando  los  pinos,  no  podre  bajar  más  con  el  rifle  a  la  playa,  no  debo.  Cualquier  dia  joderan  porque  lo  hago  con  la  yegua  o  los  perros,  aunque  sea  invierno  cerrado  o  en  verano  aunque  sea  en  el  horario  permitido. ¡Qué  infancia!  Pinos,  Eucaliptus  y  fuego,  un  parque  como  jardín,  todo  para  mi,  perros  grandes  y  caballos.  Voy  a  extrañar  esto  y  una  angustia  enorme  le  atenaza  el  pecho. 

No  evita  las  lagrimas,  se  está  despidiendo,  saberlo  no  lo  hace  más  llevadero.  Decide  que  lo  hará  como  se  debe,  agarra  la  campera  y  se  interna  en  el  parque.  No  deja  de  llorar  ni  un  instante,  durante  toda   la  caminata.

Los  duendes  guardan  silencio,  las  copas  de  los  arboles  se  quedan  quietitas,  no  se  escucha  ningún  canto,  el  parque  le  despide  con  honores.  Carlos  lo  percibe,  nota  que,  esta  callado  el  parque,  ningún  ruido  es  muy  raro,  entonces  piensa  que  el  parque  se  está  despidiendo  y  si  es  así  hará  que,  un  pájaro  carpintero  se  haga  escuchar.  Regálame  un  pájaro  loco,  pide.

Toctoctoctoctoctoc              Toctoctoctoctoc                                        Toctoctoctoc           Toctoctoctoc