viernes, 6 de junio de 2014

Judo hablando.


Cuando  recién  empezaba  a  caminar  al  Judo,  existía  una  costumbre,  que  consistía,  en  un  día,  a   la  semana,  jueves  o  viernes,  según  fuera  uno  u  otro,  el  ultimo  día  de  clases;  al  estar  ya  duchados,  subíamos  a  la  cafetería  del  Club  Neptuno,  donde  por  entonces,  entrenaba  y  charlábamos.  ¿De  qué?  De  esto,  aquello,  de  todo  y  de  nada.  Bueno,  hablaban  más  los  Senseis  y  alumnos  aventajados;  que  los  aspirantes.  También  se  hablaba  de  Judo,  y  te  contaban,  la  historia,  para  que,  la  fueras  aprendiendo  poquito  a  poco  y  supieras  de  donde  venia,  eso  que,  aprendías.  O  el  significado  del  saludo,  cuantos  tipos  de  saludo  pueden  hacerse,  no  ya  en  Judo,  en  la  vida  y  las  diferencias  que  entrañan.  O  te  decían  porque  descalzo  no  debías,  ir  hasta  el  tatami  o  desde  este,  al  vestuario;  porque  el  Judogui  va  correctamente  atado,  desde  el  vestuario  y  vuelve  igual.  Te  explicaban  que  cuidar  al  débil,  al  que  sabe  menos  y  en  general  a  todos,  era  una  obligación  e  ir  a  buscar  a  los  fuertes,  técnicamente  superiores  o  gigantescos  y  hacerlo  con  valentía  y  determinación,  era  otra  obligación;  igual  que  hacerlo,  con  cuidado:  se  estaban  dejando  y  eran  osos  muy  fuertes,  no  convenía  hacer,  nada  inadecuado,  se  enojarían  y  te  enseñarían  a  la  manera  Judoka,  proyectándote.  Cosas  así,  se  hablaban;  o  de  cómo  iban  las  notas,  como  te  portabas  en  casa,  si  habías  decidido,  que  estudiarías,  etc. Ahora,  todos  hablamos  por  internet: Facebook,  Messenger,  Skipe,  teléfonos,  Twiter  y  un  largo  etcétera,  pero  llegamos  al  tatami  y  seguimos,  hablando  bobadas.  Hablamos  más  y  nos  comunicamos  menos  y  además,  lo  usamos  como  excusa,  si  hablamos,  no  entrenamos  y  no  queremos  entrenar,  eso  de  hacer  entradas,  20  seguidas,  es  de  retrasados,  ¿cinco  combates?  Jijijijjijji,  ¡enfermo,  ni  loco!  Creo,  que  deberíamos,  volver  a  instaurarlo,  no  sé,  probar,  ver  si  así,  hablamos  menos  en  clase  y  hacemos  5  series  de  20  entraditas,  de  nada,  al  80 %,   por  los  dos  lados,  como  para  calentar  bien.  ¿Para  qué?  Dirán  con  razón.  Bueno,  para  aprender  un  poquito  de  Judo,  que  no  es  solo  tirarlo  al  otro,  como  una  bolsa  de  papas.                                                                                                                              Y  para,  vivir  algo,  como  lo  que,  relatare  a  continuación.  Durante,  casi  9  años,  me  pase  intentando,  llegar,  por  la  espalda  de  mi  Sensei  y  simplemente,  tocarlo.  Solo  tocarlo,  hola,  te  cace.  Es  un  juego,  como  tantos,  que  esconde  muchas  cosas,  como  todos. No  había  manera,  no  hubo  manera.  Fui  incapaz,  de  llegarle,  de  sorprenderlo.  Mejore  mi  táctica,  intentándolo  desde,  antes, que  me  viera  y  sin  dejarme  ver,  cambie  de  técnica:  no  lo  miraba,  no  fijaba  la  vista,  usaba  los  rabillos  de  los  ojos,  para  no  alertarlo,  como  hacemos  los  cazadores  y  dicen,  que  hacían  los  Ninja  y  se  positivamente,  que  es  técnica  usada  por  los  soldados,  de  fuerzas  especiales,  con  especial  incidencia  en  los  que,  son  de  infiltración  temprana.  Nada,  me  cazaba,  él,  a  mí,  siempre,  no  invadía  sus  10  metros  de  radio,  no  había  fuerza  humana,  pero  no  ceje,  no  afloje  y  si  alguien  adivina  porque,  le  daría  una  palmada  en  la  espalda.  Su  sonrisa  amplia  y  luminosa,  disfrutaba,  disfrutaba,  viéndome  intentarlo;  no  sé,  si  le  parecía  divertido  o  simplemente,  valoraba  mi   constancia  o  me  prefería,  haciendo  eso,  que  pensando  imbecilidades  y  poniéndolas  en  práctica,  lejos  del  tatami  y  su  influencia.                                                                                                                               Una  tarde,  camino  hacia  su  casa,  es  un  sábado  o  domingo,  de eso,  no  me  acuerdo,  frente  a  su  casa  había,  una  placita  y  desde  lejos,  desde  bien  lejos,  cuatrocientos  metros  o  alguno  más,  lo  vi,  estaba  sentado,  dándome  la  espalda  y  su  guachita,  jugaba  frente  a  él.  Me  pare,  y  analice  el  terreno,  los  arbolitos  no  daban  cobertura,  el pasto  estaba  bien  cortito,  esa  franja  de  terreno,  entre  edificios,  estaba  despejada,  algunas  personas,  caminaban,  entre  él  y  yo  y  eran  mi  única  cobertura.  Lo  aleje  a  un  rinconcito  del  cerebro,  deje  de  pensar  en  él,  pase  a  mi  novia  y  en  piloto  automático,  camine,  convertido  en  uno  más,  de  los  paseantes  y  la  Flaca,  danzando  en  mi  cabeza.  No  fui  recto,  hice  cambios  de  sentido,  naturales,  con  suavidad,  mantuve  la  mirada  abajo  y  llegue  a  tres  metros.  ¡Tres  Metros!  Considere  saltar,  jjajajajajja,  me  mata,  si  le  llego  de  un  salto,  me  hace  moco  y  más,  con  su  hijita  ahí,  perdí  la  concentración,  solo  tres  metros  y  te  tengo  pensé  y  ¡se  giro!  No  era  ET,  ni  lo  es,  solo  entrenaba  duro,  él,  siempre  entrenaba  duro,  aun  siendo  Sensei  y  dando  la  clase,  con  lo  difícil,  que  llega  a  ser  eso  y  yo  fui  incapaz,  de  tocarlo,  sin  que  supiera,  que  llegaba. Años  después,  necesite  algo  parecido  a  eso,  que  él,  tiene;  y  ser  yo  la  presa  y  me  acorde  del  juego  inútil,  que  no  lo  fue  en  absoluto;  porque,  yo  no  tengo  esa  capacidad,  lo  suplo,  moviéndome  y  vigilando  mi  entorno,  detectando  la  amenaza,  con  tiempo,  bueno,  ya  no  lo  hago,  pero  durante  5  años,  me  vi  obligado  y  solo  necesite  pensar  en  él  y  supe  cómo  solucionarlo. Únicamente,  entregándote  en  cada  clase,  aprenderás  Judo.  Hablando,  haciendo  preguntas,  evitando  el  esfuerzo,  recostado  a  la  pared,  tirado  en  el  tatami,  faltando;  no  profundizaras  nada,  no  aprenderás  Judo.  No  sabrás,  de  que  hablo.                                           

2 comentarios:

  1. Que grande que eres Rafa, son historias bonitas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! Tengo una imaginación desbordante y desbordada.

    ResponderEliminar